CHILE, PAIS COPIÓN

Esto lo hemos sabido desde siempre. Los chilenos son rápidos para copiar lo extranjero, generalmente lo malo,  y lentos para crear algo propio. Ejemplos abundan. En el futbol  las tristemente célebres barras bravas son imitaciones de nuestros vecinos che y éstas copiaron a los hooligans. La fiesta de Halloween demoró, pero igual llegó, incorporándose a nuestras costumbres. La indumentaria del Viejo Pascuero y el pino con algodón, semejando nieve, viene de otros países, donde  le dicen Santa Claus o Papá Noel. Diciembre en Chile es mes de calor intenso. Pues bien, ahí están los pobres Viejitos Pascueros embutidos en esos trajes del Ártico haciendo publicidad. Los pinos no son endémicos de Chile. ¿Y la nieve, preguntarán? Como decíamos, diciembre es mes veraniego. Imposible  ver nevar. Pura copia extranjera. El lenguaje juvenil se atiborra de la coa, la cual proviene en gran medida del lunfardo argentino. Aunque no es tan perjudicial, el inglés se introduce lentamente: sales, break, smog, stress, timming, ticket, check list,  OK y varias más. Antes hacíamos una “tapa” con las dos manos o ahuecábamos una  bajándola y subiéndola (wn, pelotudo) o un corte de mangas. Hoy todo se redujo al “dedo del medio” al igual que los gringos. También el medio abrazo, copiado del Harlem. Pocos se acuerdan, pero el famoso disco rojo PARE en las calles chilenas decían STOP. Copiamos y copiamos. El maltrato animal denominado rodeo tiene como máximo laurel el Champion. Ejemplo de chilenidad.  Antes, en los restaurants, se leía el menú (pronunciado como “mení”, muy francés). Hoy simplemente la carta o menú o lista. La copia quedó, lo que se acabó fue la pronunciación. Si insiste en decir “mení” lo tildarán de siútico. La Teletón viene de Jerry Lewis en USA. La lista es extensa. Para que aburrir al aburrido y acuarentonado lector. Dejémosla hasta aquí. Ahora, si les interesa, cooperen agregando otros calcos del Chile copión. No faltarán las sorpresas. ¿ “capisci“?

ARTURO FLORES PINOCHET escritor 2019