CUANDO DEMOCRACIA ES SOLO UNA LINDA PALABRA

Conversando con mi  Alter Ego no ha mucho, éste nos decía: Después de comprobar fehacientemente que en el planeta tierra no existe libertad, salvo dentro de la jaula, que la palabra democracia es justamente eso, una palabra, que el comercio es el hilo conductor desde un principio de nuestras vidas, que a partir de eso se dividió la humanidad en clases sociales, que éstas descubrieron el lucro como motor importante para el desarrollo, convirtiéndolo  en Dios y que, por añadidura, dotó a unos pocos de un poder absoluto sobre la mayoría, poder que está ejemplificado en los poderosos intereses económicos de las mafias, de los vendedores de armas, de las dictaduras políticas de izquierda y derecha, de las enormes transnacionales, de las religiones, de los políticos, de las fuerzas armadas, que todo ello se convierte en un vil monopolio que se cierne sobre la generalidad, manteniéndola en la penumbra e impidiendo que sean realmente libres y demócratas; que una vez  convencidos que ciertas instancias mínimas como la salud, la educación, la justicia, la cultura más las necesidades básicas son fuentes de control de los poderosos, para impedir que la gente levante cabeza y surja más allá de los límites impuestos, una vez comprobado todo eso, ¿usted cree que alguien deseará adscribirse a una  tendencia política determinada, es decir, izquierda o derecha?,  salvo, claro está,   que profiten de sus beneficios en forma desmesurada, subiéndose sobre los hombros de la mayoría y tratando de asomarse al siguiente portal de los poderosos, que es lo que  sueñan la mayoría de los ideologizados,  repito, frente a esos argumentos, muy simples por lo demás, sin grandes honduras filosóficas, ¿cree usted que alguien medianamente inteligente tomará partido con alguna doctrina específica, sabiendo que los que mandan el buque enajenan la mente, la voluntad, conculcan las libertades individuales, que nos dirigen por el camino del consumismo, porque eso entretiene, que  conservan las desigualdades de todo tipo, (esto vale para izquierda o derecha), sabiendo realmente que siempre hemos vivido bajo el paraguas negro de dictaduras, de todo tipo y calidad?, dígame, ¿es lógico atarse de manos y pies, olvidando pensar y solo obedecer tanto las órdenes del partido como la manipulaciones que ejercen unos pocos sobre los demás a través del comercio y las comunicaciones? ah, y no saque conclusiones apresuradas y tontas, no soy comunista, porque ese es el argumento  fácil de los estúpidos para responder, tampoco soy de derechas, porque en esos campos también se cometen las mismas barbaridades que le enrostran a los de izquierda, ambas, izquierda y derecha, por si no ha quedado claro,  tiene una meta común: la lucha del poder para tiranizar al contrario y, por consiguiente, dominar a la mayoría. Las cosas claras y el chocolate espeso. ¿Todavía tiene ganas de inscribirse en un partido político?

ARTURO FLORES PINOCHET, escritor, 2019