MANIPULACIÓN DE NOTICIAS (artículo)

 

prensa-vendida

 

Jorge Arturo Flores

Cuando al chancho le dan afrecho y queda contento, poco le interesa lo que ocurre en su entorno. Lo mismo ocurre con los seres humanos: cuando están bien, con las necesidades básicas satisfechas, poco le importa lo que sucede a su alrededor y no meten las narices más allá de lo necesario.

¿Para qué meterse en problemas si es lo que más abunda!

¿A qué viene todo esto?. La globalización del planeta, (si bien es algo mágico y tecnológicamente formidable), permite el acceso de la mayoría a una serie de avances y comodidades, lo cual los hace sentirse bien, holgados, tranquilos, salvo los inconformistas, que siempre piden más. Entonces, ¡para que preocuparse de los demás!.

Este es el quid del asunto.

Al faltar interés por las cosas del mundo, salvo lo farandulesco, liviano y hueco, se provoca el manejo de la información. Esto es sabido y viene desde tiempos inmemoriales. La información nos llega sesgada, con mucho filtro y sólo sabemos lo que alguien necesita que sepamos. Nos preocupamos de lo que Alguien desea que nos preocupemos. Y si por esas cosas de la vida descubrimos que a los pueblos indígenas se lo “están pasando por el aro” o no respetan sus raíces, se tapa rápidamente, colocando otras noticias “importantes”: adulterios, fracasos matrimoniales, escándalos políticos, sociales y religiosos.

Es por colocar un ejemplo.

La ecología, por indicar otro ejemplo, tiene sus fieros detractores en los medios de comunicación que Alguien (intereses económicos) maneja con éxito, sigilo y poder. Es por eso que las manifestaciones en contra de quienes desean apropiarse de tierras y explotarlas, sin miramientos, dejando “la escoba” en el medio ambiente, tiene  tan poca cobertura y a veces pasan inadvertidas o como algo molesto o sin sentido.

¡Estamos tan bien, pues!.

Hemos tomado una parte del hilo de la madeja. Una parte solamente, pero que permite reflexionar sobre el tema, sin correr el riesgo de ser tildados como rojos, izquierdizantes, extremistas, liberales o irresponsable o aguafiestas, como, generalmente, ciertos estúpidos califican a quienes osan moverle la estantería.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s