EL AGUA NO SERÁ EL PROBLEMA

descarga
Se habla que, en el futuro, los países del planeta pelearán entre sí por la obtención del preciado líquido vital: el agua. La tierra será incapaz de proveer el valioso elemento, la desertificación hará desaparecer las napas subterráneas y los escasos países que aun mantengan posibilidades de poseer el líquido de marras constituirán ansiados trofeos para mantener la existencia en la Tierra.
Esto se discute desde hace mucho, en especial, cuando adivinan el porvenir del orbe que nunca resulta fascinante, sino apocalíptico.
¿Es problema el agua a futuro?.
La lógica, una elemental lógica, nos indica que no, rotundamente no. El planeta está compuesto mayoritariamente de agua salada, pero agua al fin. Sin embargo, padece de su falta. Cierto, agua salada no sirve para beber ni regar campos, pero sí, ¡oh gran solución!, la desalinizada.
Se construye en muchas partes.
Crear plantas desalinizadores a lo largo del borde costero de los países es la salvación. Elemental Watson. ¿Y los que no poseen mar?. Pues, lo mismo, pero mediante grandes tuberías se llega a ellos (Bolivia respira aliviada).
Problema solucionado.
¡Es que es muy caro, resulta oneroso, está fuera de todo alcance!. Sencillo, en vez de ganar desmedidamente dinero en especulaciones, colusiones, elusiones y evasiones, que es el quid del sistema neo liberal, porque la honestidad es una palabra inexistente, destinen esas enormes sumas en algo tangible, las desaladoras, porque podría ocurrir que “en una de esas” les faltará, algún día, agua para vivir…y especular. Y si no tienen agua, el dinero valdrá nada. O sea, “hongo” como decimos coloquialmente en Chile.
Morirán igual que el resto de los mortales, claro que sí, aunque, por cierto,… rodeados de billetes en un Ferrari dentro de un barrio lujoso.
ARTURO FLORES (2019)