HERNAN RIVERA LETELIER, El Vendedor de Pájaros

Prohibida su reproducción, salvo que se nombre al autor y la fuente.

descarga (9)

Jorge Arturo Flores

El celebrado escritor chileno Hernán Rivera Letelier (1950, Talca) ha publicado en el año 2014 su novela numero 14, lo cual habla bien de su oficio de escritor, en el sentido de mantener una constante actividad, sin vacíos ostensibles, publicando, prácticamente en menos de un año, un nuevo texto de lectura.

Sus leyentes están felices.

Sus detractores no.

Pero lo que importa es que el autor chileno, traducido en el exterior y éxito en ventas, nuevamente nos pone enfrente su trabajo para que lo leamos y digamos cómo nos fue en esa aventura de penetrar sus páginas.

EL VENDEDOR DE PAJAROS

Mantiene el escenario que él tan bien conoce y que a lo largo de su trabajo literario ha ido desempolvando: la pampa, es decir, el desierto chileno. Enfilado en años bien específicos, allá por los años 20, tiempo en que las oficinas salitreras hacían su”agosto” en términos de explotación, tanto humana como minera, y el país se desenvolvía con cierta parsimonia hacia el desarrollo. Mérito del escritor chileno, sin duda, el llevar a cabo una titánica tarea de mostrar, al través de la ficción, (pero asentado en basamentos históricos), la historia de los campamentos salitreros.

Comienza mencionando a El Longino, famoso tren que demoraba 4 dias y 4 noches en arribar a Iquique, atravesando el desierto más seco del planeta. A nuestro juicio, importa un furtivo hilo conductor en el desarrollo de su novela. Como también ocurrió en los anteriores trabajos.

La trama se desenvuelve en la oficina Desolación (homenaje al libro de Gabriela Mistral), donde la única vía de acceso es el citado tren, el cual pasa una vez por semana.

Un día, en la estación, desciende un pintoresco vendedor de pájaros, cuyo arribo perturbará la silente oficina.

Las primeras páginas, constituidas de breves capítulos, nos van informando de quienes serán los protagonistas del drama. Allí está la profesora Lucila Godoy (otro clara mención a la primera Premio Nobel de Chile), la señorita Belinda, profesora de piano, con un amor trágico a cuestas y cercana a los treinta años. Esther, la costurera, cosiendo para todos, también con un amor dramático en el alma (enamorada desde joven de un hombre casado). Jordania, la más bella, sirvienta en la casa del administrador inglés. La clásica hermosa mujer que resalta en casi todas las novelas de Rivera Letelier. Rosaura, boletera del biógrafo (cine). De cuerpo escultural. Sueños de muchos hombres, pero absolutamente despectiva con ellos. Ya sabremos por qué. Copérnico, el tontito del pueblo, llevando carbón a los hogares en su destartalado carretón de mano. Lucila, la citada profesora. Mente libre pensadora, reunía en torno el respeto. (Era de Talca, ciudad natal de Hernán Rivera Letelier). Emeterio Antonio Vera Sierralta, capataz, el malo de la película, la mano derecha del odiado administrador inglés.

Y Rosalindo del Carmen, el vendedor de pájaros.

Éste llega portando un mensaje para Lucila. Había conocido a Emilio Recabarren (conocido luchador social, “agitador” para los empresarios) y estuvo en varios frentes de luchas reivindicatorias, pero su vocación era vender pájaros en la pampa.

Un singular personaje.

LA IRRUPCION DE LAS MUJERES

Rivera Letelier, en sus anteriores novelas, dibujaba el ambiente, las costumbres, los actores que alguna vez vivieron por allá. Conocimiento tiene, porque él también supo de esas vicisitudes. Entonces, lo que destellaba, aparte del sexo, alcohol, amoríos, infidelidades, prostitución, pobreza, etc., era la inclinación hacia un matiz machista, propio de la época, inserto en un concepto de vida.

Ahora da un vuelco y sus protagonistas son las mujeres.

Animadas por Lucila, se congregan, forman una fuerza librepensadora y, lo increíble, presentan demandas al vilipendiado administrador inglés, homosexual reprimido, (casado con una inglesa, alcohólica), y cuyas noches las pasaba en las orilla del rio Loa con jóvenes que le proveía el capataz.

Como podrá comprenderse, la solitaria oficina Desolación, donde ni los jotes volaban, se convirtió en un polvorín y explosionan las manifestaciones, contramanifestaciones, la brutalidad de los vigilantes, prisión de mujeres, desaparición de hombres, el asalto a las tristemente célebres pulperías y a la casa del administrador de marras. Es la revancha de mineros y mujeres contra quienes los maltrataban, aunque enarbolando, esta vez, las demandas sanitarias, salariales y educacionales. El desenlace, como sabemos, absolutamente predecible para esos eventos.

En medio del caos, florece el amor de Rosalindo con Jordania y de Lucila con Rosaura.

CONCLUYENDO

Un texto que se lee con agrado, sorprendiendo algunos hallazgos y estremeciéndonos las barbaridades humanas: muerte de los pajarillos, violación de Rosaura, golpiza a Rosalindo.

El estilo del escritor nortino se ha depurado definitivamente. No hay circunloquios, avanza resuelto, como verdadero contador de historias, y muy pocas veces se detiene a contemplar el paisaje o profundiza en los pensamientos de sus protagonistas. Incluso hay reverencias a la brevedad y a la síntesis.

La lectura, entonces, se torna fluida.

Existen tics a interlocutores de sus otras novelas, con lo cual demuestra que lo suyo está urdido por varios estadios de historia. También hay alusiones a la época, la convivencia de los chilenos de entonces, con las desigualdades que han prevalecido, aunque, fuerza es decirlo, no recurre al panfleto ni al puño en alto.

No propone, expone.

Una forma sutil de enmarcar una época, advirtiéndonos de lo doloroso que fue la vida en aquellos campamentos, intensificado con las tropelías de capataces, vigilantes y jefes hacia los mineros y sus familias, tropelías que muchas veces se convirtieron en matanzas provocadas por el ejército de Chile (San Gregorio, Santa María). La Historia, por lo demás, lo informa.

Este repetido contexto social ¿le suena familiar al desprevenido lector?.

Ver biografía y obra  del autor en nuestra página

http://www.semblanzasliterarias.wordpress.come

 

P.D. Con el título de  “Talento de narrador”, el académico y crítico Jose Promis escribe en la Revista de Libros del diario El Mercurio (3.8.14)  sobre el volumen en comento. Lo hace, a diferencia de sus colegas, con amplitud de miras, haciendo hincapié en las indudables condiciones narrativas de Hernan Rivera Letelier y enjuiciando el libro “El Vendedor de Pájaros” con altura, sin caer en la mediocridad de sus colegas cuando se refieren a la temática del autor nortino. Por fin, en medio del barro de los seudos  críticos chilenos, surge alguien con otra óptica, no confrontacional ni discriminadora. Bien por José Promis, quien no es ningún desconocido en las letras chilenas..

—————————————————————————————————————————————————–

LIBROS PUBLICADOS POR HERNAN RIVERA LETELIER

Poemas y pomadas. 1988

Cuentos breves y cuesco de brevas.1990

La reina Isabel cantaba rancheras. 1994

Himno del ángel parado en una pata, 1996

Fatamorgana de amor con banda de música.1998

Donde mueren los valiente (1999)

Los trenes se van al Purgatorio.2000

Santa María de las Flores Negras (2002

Canción para caminar sobre las aguas (2004)

Romance del duende que me escribe las novelas (2005)

El fantasista (2006)

Mi nombre es Malarrosa (2008)

Mi La contadora de películas (2009)

El Arte de la resurrección (2010).

El Autor de Epitafios (2011)

Historia de amor con hombre bailando (2013)

El Vendedor de Pájaros (2014)

La muerte es una vieja historia (2015)

 

BIOGRAFIA

Nació en Talca (1950). Vivió hasta los 11 años en la oficina salitrera Algorta. Al finalizar ésta, se traslada la familia a Antofagasta, donde muere su madre. Sus hermanos se van a casa de sus tías. El se quedó en Antofagasta solo, hasta los 11 años aproximadamente. Para sobrevivir, vendió diarios. Posteriormente trabaja como mensajero en la empresa Anglo Lautaro (hoy Soquimich). A los 18 años entró a un taller eléctrico. Pero su afán aventurero lo envió a recorrer, por tres años, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Argentina. Regresó en 1973 a Antofagasta e ingresó a trabajar en la empresa Mantos Blancos. Se casó con una niña de 17 años teniendo él 24. Después partió a Pedro de Valdivia, otra oficina salitrera. Estudió en la escuela nocturna séptimo y octavo año y en Inacap obtuvo su licencia de enseñanza media.. Actualmente  vive en Antofagasta con su esposa y cuatro hijos. Ha obtenido en dos oportunidades el Premio Consejo Nacional de Libro (1994 y 1996).Fue nombrado Caballero de la Orden de las Artes y Las Letras por el Ministerio de Cultura de Francia (200

Obtenido de http://www.semblanzasliterarias.wordpress.com

VER MAS SOBRE LIBROS DE HERNAN RIVERA LETELIER EN http://www.cronicasliterarias.wordpress.com y tambien en http://www.escritorjorgearturoflores.wordpress.com

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s