ELEODORO FLORES TOLEDO

eleodoro-flores

 

Breve comentario

Estamos frente, sin duda, a un gran educador. Su labor en el ámbito docente, los viajes al extranjero, el vasto currículum de actividades, los galardones obtenidos, la distinción hecha por el rey Víctor Manuel de Italia, sus estudios superiores en la universidad Central de Madrid, lo transforman, qué duda puede caber, en un destacado hombre público, mejor docente y distinguido hijo de Constitución.

Publicó diversos libros de estudio e investigación, como por ejemplo sus textos de Ortografía y Puntuación, especialmente el volumen intitulado Instrucción Cívica, por el cual muchas generaciones estudiaron. Su importancia crece, además de lo expresado con anterioridad, por su calidad de prohombre público, gran educador, eminente intelectual (no en vano tiene un doctorado en Letras) y porque en vida obtuvo innumerables cargos, incluso representando a Chile en el exterior.

Puede decirse, entonces, y con toda propiedad, que estamos frente a un gran personaje, a un distinguido hijo de esta tierra.

La Municipalidad de Ñuñoa bautizó una de sus calles con su nombre.

Rasgos biográficos

Nace en Constitución. Profesor de Castellano y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Docente en el Instituto Nacional desde 1908 hasta su muerte. También profesor de la cátedra de castellano en la Escuela Militar (por más de 20 años) y en el Liceo Barros Borgoño. Doctor en Letras de la Universidad Central de Madrid, (1929), apadrinado por el famoso intelectual español don Ramón Menéndez Pidal. Miembro correspondiente de la Real Academia de Cádiz (1932). .
En 1913 el gobierno de Italia le otorga la Cruz de Caballero de la Corona Real de Italia. .
Su muerte el 2 de diciembre de 1933 dio lugar a sentidas muestras de pesar en los círculos educacionales.

Algunos libros publicados:
Instrucción Cívica, en colaboración con Amador Alcayaga. La Puntuación en 12 lecciones (1931, 1952). Ortografía la y Acentuación (1 933-1952).