MARIANO LATORRE, En El Tiempo de las Crinolinas

466445

Por Jorge Arturo Flores

Integrando el libro Chilenos del Mar de Mariano Latorre, este relato rompe un poco el esquema de las otras narraciones. Es más bien una reflexión emocionada, un relato nostálgico, con una protagonista, solterona y romántica, Mis Ketty Elliot; un conocido hombre de la ciudad don José Court, abuelo del autor, y, alrededor,  diversos personajes de la ciudad de Nueva Bilbao, año 1850 aproximadamente.

El tema le fue relatado por su abuela.

Es una anécdota ocurrida en una cena muy conspicua, con el medio pelaje observando desde afuera. Trátase de la intención de José Court de convertir la cena en un sitio de algazara y alborozo, mediante una sorpresa. Mandó a confeccionar, donde las hermanas Quintanilla, un gran castillo de merengue en cuyo interior colocó una jaula con 3 jilgueros. Ya imaginaba la batahola alrededor de esos pajarillos lanzados, en todas direcciones, buscando su libertad.

Hizo un discurso, comieron y, a los postres, procedió a abrir el castillo de marras. Luchita Court, coquetuela ella, brincaba de alegría a ver los pajaritos revolotear en torno. Pidió que se los atraparon. No faltaron los jóvenes audaces que hicieron posible sus deseos, no antes de destruir lámparas, meses y velas, en pos del propósito.

Lo consiguieron.

Pero el autor estaba serio. Prefirió otro desenlace, no el de los jóvenes en pos de pájaros para la coqueta muchacha. También lo estaba, Ketty Elliot, enamorada en silencio del hombre, que miraba todo aquello con cierta indiferencia.

El relato termina con la solterita desnudándose en su dormitorio y la sorpresa de encontrar en sus vestidos de crinolina, voluminosos por los alambres, el tercer jilguero perdido, acodado y durmiendo.

Pero ella estaba triste y todavía pensaba, ingenuamente, que su amor por Court podría cristalizar. El hombre de sus sueños, en esos momentos, caminaba rumbo a otra casa, donde alguien lo esperaba.

Tierno, romántico, emotivo, picaresco relato, con algunos atisbos de crítica social y siempre describiendo el escenario de aquellos tiempos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s