En Torno a la Literatura Chilena

PROHIBIDA SU REPRODUCCION, SALVO QUE SE MENCIONE AL AUTOR Y LA FUENTE.

ESCRITORES

EN TORNO A LA LITERATURA CHILENA

por Jorge Arturo Flores

A fines del siglo pasado, es decir, hace 14 años, pusimos atención a las voces de un escritor y un crítico respecto de la situación de la literatura nacional. Aunque ha pasado un tiempo considerable, los juicios de Gonzalo Contreras e Ignacio Valente no han perdido vigencia y conviene reflexionar otra vez sobre lo expuesto.

Ambos tenían una visión preocupante de la literatura chilena, analizando su real estatura, tanto interna como a nivel extranjero, poniendo en duda la calidad de los libros editados, como asimismo, objetando los ranking de libros. Sus plumas apuntaban hacia la paradoja que en Chile se editan muchos libros, tanto o más que en tiempos anteriores, sin embargo, se observa una escasez notoria de lectores, lo cual no se ajusta a ninguna lógica.

Entonces buscan explicaciones.

Por un lado salta la calidad de los textos. En estas materias, Ignacio Valente, no se mordía la lengua y sus dardos apuntaban a la mediocridad de ellos. Mucho libro, mucho escritor, mucha crítica condescendiente, pero escaso brillo.

Gonzalo Contreras arremetía contra los rankings y los best sellers, además, por supuesto, de mostrarse escéptico con la existencia de la Generación Nueva o Generación X.

Ambos aciertan.

Las letras chilenas están viviendo una intensa actividad editorial, lo cual agrada y sorprende, porque no estamos en tiempos para publicar tanto. Se suceden los lanzamientos de libros. Pero no abunda, sin embargo, la crítica literaria. Esta terminó con el abandono de Ignacio Valente. Entonces, el panorama se mediocratiza al no tener fanales que alumbren el camino de la curiosidad.

Por otro lado, efectivamente hay muchos libros, pero el chileno no lee. Se arguyen razones: la televisión, el precio, la carencia de tiempo, etc. No obstante, se olvida que los textos, aparte de su complejo acceso comercial (siempre ha sido así), también se han convertido en ejemplares de difícil comprensión para la época actual, es decir, no se han amoldado a los tiempos y el lector simplemente se aburre…Algo no anda bien. No interesar al lector es pecado mortal. Y es lo que han hechos ciertos autores, nuevos y viejos. Piensan en sí mismos, lo cual no corresponde, por emplear un término suave.

La poesía, lo hemos dicho, tiene muchos cultores. Pero nadie la lee.
Curioso.

Faltan críticos literarios, abominable raza, (recurrente guiño de los escritores heridos), pero necesaria para enlazar los intereses de autores y lectores. En su ausencia, arremeten el marketing, la publicidad, los rankings, el sacrosanto mercado, a quienes, evidentemente, les interesa muy poco la calidad, prefiriendo la cantidad, porque ello supone mayor ingreso económico.

De ahí a los best séller media un paso.

En el nuevo milenio, existe una transición en nuestras letras y todo hace pensar que en los próximos años surgirán los escritores de talento que necesita el país.

Mientras tanto, aguardemos…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s