ENRIQUE LAFOURCADE Y EL PREMIO NACIONAL

images (2)
Por  Arturo Flores Pinochet
En el año 2018 escribimos la siguiente crónica literaria:

Este año  se entrega el máximo galardón en las letras chilenas. Ya comenzó, entonces, la pecha ideológica – rara vez literaria – en orden a conseguir el preciado laurel. Como lo hemos dicho tantas veces, el Premio se ha desvalorizado, comenzando por los jueces, (mucho ministro y un escritor solamente); se esfumó la idea primigenia que era premiar la trayectoria y calidad del escritor a través del tiempo y, desde hace mucho, se constituyó en galardón que se gana por pago de favores políticos o como pensión definitiva cuando el autor se encontraba en los últimos tramos de su vida y no bien económicamente.
Como puede observarse, las virtudes de los candidatos no iban, ciertamente, por el lado literario.
Y como se hizo habitual, nadie se percata de ello.
Ahora bien, si es por trayectoria, si es por calidad, si es por constancia, si es por popularidad, si es por los numerosos libros publicados, entre los candidatos sobresale uno solo. Pertenece, sin duda, a la vieja escuela, al movimiento de los 50. Fue voz autorizada y erudita. Si, ya lo sabemos, no se granjeó la simpatía de muchos compatriotas por su forma de responder, criticar o analizar la actualidad cotidiana, en especial, en lo atinente a la monserga política. Era ácido y no se mordía la lengua. Se hizo de muchos enemigos.
Era que no. Les “pegaba en los cachos” y en este país la verdad duele.
Nos referimos, claro está, a uno de los sobrevivientes de la buena literatura chilena, esa que aún no tiene rivales ni ha sido sobrepasada por las nuevas generaciones, mal les pese.
Estamos hablando, en definitiva, de don Enrique Lafourcade.
Sabemos que el chileno en materias literarias no ve, muchas veces, la calidad de la obra, sino se queda pegado en la identificación ideológica del escritor. Aquello, muchas veces, vale más que el valor intrínseco de un libro. Es así, lamentablemente y son hipócritas quienes lo niegan. Como asimismo importa, más que el texto, la presencia física y la manera de ser: “es un pesado, me carga, no lo soporto”.
Sin embargo, la obra refleja otra cosa y es trascendental. Cosas de Chilito.
Su hija Dominique Lafourcade, en su página Facebook, que es pública, interpreta un poco la tarea de su padre. Extractamos un párrafo que nos parece pertinente: (Tiene) “lectores que forman parte de esa mayoría que no vota en las elecciones, que sabe que el poder corrompe, que sabe que no hay causas por las que vale la pena morir y que no les gusta seguir las consignas sin cuestionar, que quieren tener derecho a una opinión propia”.
Una actitud con la cual coincidimos plenamente.
En general, quiérase o no, prima el factor político en el enjuiciamiento de su obra y mucho tememos que sus antagonistas o detractores, vociferantes, odiosos, impertinentes, “pasados para la punta”, no han leído siquiera su trabajo, se quedaron pegados en lo circunstancial, es decir, lo polémico antes que lo artístico, y no miraron con perspectiva literaria su recorrido. Prefirieron y prefieren, porque hoy también cuentan con objetores, reiteramos, la sucia mirada ideológica y la carga emocional.
Es una directriz que se ha estilado casi siempre en el otorgamiento del Premio Nacional de Literatura.
Finalmente, si miramos trayectoria, popularidad, libros publicados, importancia en el parnaso chileno, los candidatos de este año debieran sorprenderse de estar codeándose con uno de los grandes escritores chilenos. Y si hacemos la suma y la resta, en verdad, no tienen como ponerse a su altura.
Pero, ya sabemos, los antecedentes literarios, en este caso, no pesan y poco importan.
….
APENDICE:
Los invito a conocer parte de su biografía y algunos libros publicados.

Rasgos biográficos
Nació en Santiago de Chile en el 14 de octubre de 1927. Estudió en el liceo José Victorino Lastarria y en el Instituto de Educación Secundaria. Realizó estudios de Filosofía en la Universidad de Chile. Trabajó en el diario Las Ultimas Noticias. Estuvo en varias ocasiones en Europa, la más larga consecutiva fue algo más de 12 meses en 1954/55 y en Estados Unidos. Fue profesor visitante de varias universidades de Estados Unidos y Puerto Rico. Dirigió talleres literarios. Tuvo activa participación en el mundo de la televisión. Escribió en El Mercurio de Santiago de Chile durante años.
Recibió los siguientes premios literarios: Premio Municipal de Novela 1959 y 1961.Premio Gabriela Mistral. Premio Crav de Novela (1965) y Marcial Martínez (1950).Premio María Luisa Bombal, 1982. Premio a la Trayectoria, junto con Delia Domínguez, en la inauguración de la IX Feria del Libro Usado (2001). Premio Gabriela Mistral.
Finalista del Premio Planeta Internacional con su novela Otro Baile en París (2000), en 1993 con Mano Bendita y en 1997 obtuvo el cuarto lugar con Cristianas Viejas y Limpia

NOTA: Don Enrique Lafourcade falleció el 29 de julio de 2019, sin recibir el Premio Nacional de Literatura. Se sumó a la extensa lista de escritores apartados del laurel por razones no precisamente literarias, sino políticas. Como siempre, una verguenza. VALE.

Libros Publicados
Enrique Lafourcade mantiene preferencia por la novela, el cuento y la crónica. Esta última la escribió en El Mercurio de Santiago de Chile y fue publicada mediante textos, recogiendo selecciones de ellas. Su producción es considerable y se acerca al medio centenar de libros. No es poco. Mencionaremos algunos:

 
• El libro de Kareen, 1950
• Pena de muerte, 1952
• Antología del cuento chileno, 1954
• Asedio, 1956
• Para subir al cielo, 1959
• Cuentos de la generación del 50, 1959
• La fiesta del rey Acab, 1959
• El príncipe y las ovejas, 1961
• Invención a dos voces, 1963
• Fábulas de Lafourcade, 1965
• Novela de Navidad, 1965
• Pronombre personales, 1967
• Frecuencia modulada, 1968
• Antología del cuento chileno, 1969
• Palomita Blanca, 1971
• En el fondo, 1973
• Salvador Allende, 1973
• Variaciones sobre el tema de Nastassia Filippovna y el príncipe Mishkin, 1974
• Notas para tocar infancia 1975
• Terroristas, 1977
• Budha y los chocolates envenenados (1977)
• Inventario I, 1978
• Animales literario de Chile, 1981
• El escriba sentado, 1981
• Nadie es la patria, 1981
• Adiós al Führer, 1982
• Los refunfuños de M.Le Comte, 1983
• El Gran taimado, 1984
• Antología del cuento chileno, 1984
• Carlitos Gardel, 1985
• Los hijos del arco iris, 1985
• El pequeño Lafourcade ilustrado, 1985
• La cocina erótica del conde, 1987
• Las señales van hacia el sur, 1988
• Pepita de oro, 1989
• Hoy está solo mi corazón, 1990
• Mano bendita, 1993
• Neruda en el país de las maravillas, 1994
• Cuando los políticos eran inteligentes, 1995
• Crónicas de combate, 1996
• El veraneo y otros horrores, 1996
• La cocina erótica de Lafourchette, 1997
• Animales literarios chilenos, 1997
• Cristianas viejas y limpias, 1997
• Otro baile en París (2000)
• La Concertación de la Macaca (2001)
– Puro gato es tu noche azulada, Rananim, Santiago, 2002
-La princesa pajarito, cuentos, Rananim, Santiago, 2003; contiene 9 relatos:
– Crónicas de Lafourcade, Rananim, Santiago, 2004
– El inesperado, 2004
– Los potos sagrados, Puerto de Palos, Santiago, 2006
– Memorias que todo lo inventas (2006)
– Viaje al corazón del cielo (2010)

ARTURO FLORES PINOCHET (2019)

Propiedad Intelectual. Prohibida su reproducción salvo que se mencione el autor y sitio.