GONZALEZ VERA, Necesidad de Compañía

descarga

Por Jorge Arturo Flores

Prohibida su reproducción, salvo que se indique el nombre del autor y la fuente

Aunque algunos encuentran que este ultimo libro decae un poco, aserto que no compartimos, la verdad es que  hay cuentos que nos parecen esplendidos, incluso notables, tanto por su factura técnica como por el contenido. Ciertamente hay visajes al absurdo, especialmente ciertas situaciones que no caben en la normalidad. Pero aquello  constituye el gran merito del autor. Eso es originalidad. Nos topamos  con su característico humor, que deshace las desgracias, y ese afán puntilloso de ir al detalle de situaciones y personas.

En toda selección sobresalen unos más que otros.

La Srta. Quijano, Necesidad de Compañía, Libro Póstumo, La Lorera, Sabina, La Simuladora, Después del Rapto, la Hija del Profesor destacan del conjunto.

Recordamos con especial placer El Libro Póstumo,  parodia de la publicación y venta de un  libro. El texto es una recopilación de artículos de un individuo que publicaba en revistas. Sus amigos, al fallecimiento, propusieron a la viuda reunir tan memorable fruto y publicarlo. Le aseguraron éxito total. Ella aceptó y comenzó…la comedia. El cuento muestra   el problema de los libros en Chile, su comercialización, pero destella la capacidad de algunos al creerse pitonisos, elevando a considerable altura la obra de un autor sin mayor análisis artístico, llevado sólo por su amistad y aparente sabiduría. Como la cuestión no funcionó, recurrieron a los más increíble  métodos  para vender el producto. El final  roza la actividad  de las sectas y el mesianismo de sus líderes,  deviniendo en  la solución a tanto drama.

El menage a trois de Necesidad de Compañía refleja la raíz del título. Un músico que no puede trabajar sin su cónyuge. Ella se queja de la falta de cariño. A él le bastaba sentirla y verla.  No era aficionado a la ternura. Cuando ella, ahíta de caricias, encuentra otros brazos y vuela del nido, el cornudo la increpa y le pide que traiga al tercero a su hogar. De esta forma, él trabaja tranquilo y ella obtiene el cariño que éste no le da.

Atinada solución.