HOMENAJE A LES LUTHIERS

¿Le gustan Les Luthiers? A nosotros nos encanta. Un conjunto humorístico-musical, pero, qué conjunto, qué humoristas, qué música,  nacido en 1967 y tienen más de medio siglo alegrando el espíritu a muchas personas. Se han mantenido en el tiempo y los integrantes que se retiraron por motivos personales o fallecimiento, fueron reemplazados brillantemente. No son humoristas comunes. No señor. Son, ante todo, músicos de gran calidad, inventores de estrafalarios instrumentos musicales  que suenan tan bien como los originales, teniendo un esquema que aborda diferentes fondos con humor blanco, donde la sátira, la ironía, hasta el sarcasmo, son su fuerte. Se ríen de todos, pero con respeto, talento y brillantez. Cantan como los dioses y para qué decir como manipulan los instrumentos: son formidables. Hay una constante que nos agrada: el zaherir a los académicos pedantes, engolados, suficiente y desdeñosos, especialmente en música. ¡Cómo los dejan en descubierto, cómo se ríen de sus poses de divos, como les dan con el mocho del hacha! Pero con respeto, como dijo el filósofo Valdivia. No tuvimos la oportunidad de verlos cuando vinieron a Chile, pero en YouTube están  sus presentaciones y las hemos visto todas, riendo, sonriendo o soltando la carcajada. Dueños de un humor singular, distinto, hasta revolucionario, iconoclasta y rupturista, no dejan, sin embargo, un amargo sabor en la boca, sino una maravillosa sensación de bienestar y el espíritu pleno de gozo. Luthier, palabra francesa,  significa fabricante, ajustador y encargado de la reparación de ciertos instrumentos musicales. Nos podríamos extender en alabanzas, pero no hay que aburrir. Terrible cosa el aburrimiento. Sean estas simples palabras un sencillo homenaje para Les Luthiers  de quienes disfrutamos a fondo sus espectáculos inigualables.

ARTURO FLORES PINOCHET escritor 2019