Jorge Baradit, Historia Secreta de Chile 3

descarga
El autor ha escrito tres historias secretas de Chile. Además de ser un país de poetas, Chile también lo es en historia, por consiguiente su gestión no ha pasado inadvertida y se transformó, en poco tiempo, en un best seller. Ya sabemos lo que piensan ciertas personas sobre los habitualmente vilipendiados best seller. En general, por esa característica, son blanco de objeciones antes que aplausos. Es lo que se estila en estos campos
Baradit, por supuesto, no ha estado ajeno a ello.
Sin embargo, vende y se ha instalado en un pódium que le da alguna importancia.
¿Cuál es la misión de Baradit en esta temática?. Las historias formales son más bien áridas, aparentemente objetivas y donde el factor emocional está ausente. En el fondo presentan un friso que evita los roces y ofrece un pasado más bien limitado. Como ello no basta para los intrigados chilenos, surgen los investigadores que van por caminos paralelos e indagan en los documentos trayendo al presente la otra historia,” la petit histoire”, aquella que se detiene morosamente en los acontecimiento humanos, cogidos desde la mirada emocional, donde se muestra a muchos personajes en su dimensión humana, hasta diaria, o se presentan los hechos desde una perspectiva más específica.
Así nacen los cronistas históricos.
Chile tiene varios y la ventaja de ellos es que se hacen leer con deleite, porque muchas veces los temas son interesante, originales, no fueron mostrados en las historias generales y apelan al lado oculto u oscuro, si se prefiere, de quienes han obtenido alguna relevancia en la historiografía.
Baradit, entonces, ha escrito tres libros contándonos la otra parte de la historia.
Cuando eso ocurrió, especialmente con el primer ejemplar, saltaron de inmediato algunos académicos, ciertos historiadores de algún renombre, los investigadores marginados, pero, por sobre todo, emergió el ataque ideológico, aquel donde predomina la política sobre el saber. Mayoritariamente desde aquella atalaya vienen las invectivas, los ataques demoledores, la descalificación, una suerte de intolerancia propia de la época tecnologizado que vivimos, ataques furibundos y un largo etc. Sobresalen los denunciantes. Los otros, los leyentes, que agradecen la nueva dimensión y leen las amenas crónicas, no dicen nada, aunque son mayoría…y continúan adquiriendo los textos, con gran pesar de los objetores.
Hay que buscar una línea de equilibrio en todo esto.
Nada es tan malo ni nada es tan bueno. De todo hay en la viña del Señor. Recordemos que la mirada histórica siempre actúa según el cristal subjetivo de quien escribe. No hay historias imparciales, independientes u objetivas. No.
Es imposible salvar la subjetividad.
Bien, después de esta lata explicación, veamos que nos deparó la lectura de Historia Secreta de Chile 3 (2017).
El libro consta de 9 crónicas que atacan diversos temas. No hay una medida cronológica, sino el autor las puso en forma alternada, correspondiendo a diferentes épocas. En todo caso, como es historia, las referencias ocupan gran parte del siglo 18 y 19 y los principios del Veinte.
Un aire de tragedia y horror recorren las crónicas referidas al incendio de la Iglesia de la Compañía de Jesús, con más de 2000 muertos, la increíble aventura de Schakleton en la Antártica, los miles de muertos en las confrontaciones del Estado contra los obreros chilenos, gran parte de la vida de José Miguel Carrera y Gabriela Mistral, la trágica existencia de los habitantes de la isla Rapa Nui.
En lo anecdótico están el valor de los símbolos patrios y los africanos negros que participaron en la guerra de la Independencia junto con el exorcismo llevado a cabo en Santiago.
Sobresalen, sin duda, las verdades en torno a Gabriela Mistral. Su posterior lesbianismo (en sus principios tuvo amores heterosexuales), su hijo Yin Yin y, lo más destacado, su permanente batallar por el género femenino en Chile, actitud que pocos conocían. Por otro lado, no es muy feliz el friso que dibuja sobre José Miguel Carrera, Padre de la Patria, aunque al final trata de equilibrar las cosas destacando las notables obras que realizó en su gobierno. Antes, en el relato de su vida, se atiene a lo expresado mayoritariamente por sus detractores y deja muy poco a quienes lo defendieron.
Rescata la gesta del Piloto Pardo en la Antártica al rescatar a los ingleses comandados por Schakleton.
Es un relato que mantiene la tensión.
En suma, en definitiva, en resumidas cuentas, el libro se hace leer. Provisto de un lenguaje claro, con un estilo fluido, sin ataduras, los temas resultan interesantes y debe destacarse la tarea de rescatar del olvido ciertos sucesos que no son de ordinaria ocurrencia.
He ahí un mérito.
El otro es haber capturado, quiéralo o no, la atención del chileno en orden a leer partes de su rica historiografía, ayudando a un mayor conocimiento.
Al revés de las detracciones, salvo lo de José Miguel Carrera, no encontramos desviaciones históricas. Habrá que aguardar las dos partes anteriores para emitir un juicio de valor. Mientras tanto, recomendamos su lectura.

PD: la portada simplemente horrible, hasta podría configurarse una falta de respeto.

Anuncios