JUAN MODESTO CASTRO, escritor poco leido

articles-99084_thumbnailPor Jorge Arturo Flores

La literatura del arrabal tiene en Chile varios cultores. Como dijimos alguna vez, hay dos divisiones claras: los que fueron leídos y aplaudidos con entusiasmo y los que se quedaron a la vera del camino, con muchos lectores, pero sin el resplandor que da la publicidad, la crítica oficial, la prensa, ser conocido.

Estos últimos, sin embargo, logran llegar con facilidad al corazón del lector, porque saben de primeras aguas las anécdotas que narran y tiene un público cautivo que los sigue.

Pocos, pero buenos.

Pero hubo uno que se nos estaba escapando en este recuento (como deben existir otros) y que forma el ejército de los escritores poco leídos.

Ciertamente aparece en algunas historias literarias y tuvo críticas, pero su nombre y libros pasan con demasiada facilidad la puerta oscura de la indiferencia.

Juan Modesto Castro es su nombre (1897-1943).

Curiosamente es un escritor instruido, al revés de la mayoría. Ingeniero Civil. Ejerció como tal. Era un ejecutivo más y su existencia se deslizaba hacia una vida relativamente sosegada. Hasta que le picó el bichito de la literatura y un día les dijo a sus amigos que abandonaba el trabajo y se dedicaría exclusivamente a escribir novelas. Sus amigos, sabiendo que ningún escritor chileno, salvo contados con los dedos, alcanza a dedicarse de por vida al dulce oficio y con ello vivir holgadamente, se miraron asombrados y pensaron que era una broma.

Tiempo después, les entregó su primer libro.

Se intitulaba Cordillera Adentro (1937) y son cuentos que recrean la vida en las minas y la cordillera, ámbito que el autor conoció muy bien.

Es el comienzo.

Luego de pasar 3 meses en el Hospital de El Salvador, dio a luz Aguas Estancadas (1940). Posteriormente se imprime Froilán Urrutia (1942), que es la reedición de Cordillera Adentro y en forma póstuma se publicó, por parte de su hija, Las Quedadas (1994).

Castro está inserto en la generación de 1938, aquella que dedicó especial atención al problema social que despuntaba en la primera mitad del Siglo Veinte. Se habla de realismo, naturalismo y criollismo, porque abarca un amplio friso en sus temas.

Aguas Estancadas es su mejor obra. Fue galardonada con el Premio Municipal de Santiago y el Premio Marcial Martínez de la Universidad de Chile. Trata sobre las vicisitudes que ocurren en una sala común de un hospital. Se calculará el ambiente. Y lo es, a tal punto que Juan Modesto Castro se expande en 400 páginas para recorrer ese mundo hostil, duro, frio, donde los pobres, llámense obreros, campesinos y todo los que viven en el umbral de la pobreza, ocupan el centro de atención. Súmele a ello la visión de los hospitales por dentro, donde médicos, enfermeras y asistentes nunca salen bien parados en la escena, propio, por lo demás, de la existencia gris que llevan.

La vida de las asiladas o miserables vida de mujeres constituye el fondo de su novela póstuma Las Quedadas.

Otra mirada al submundo que subyace en medio de la gran ciudad.

No son, por cierto, lecturas fáciles, predomina la extensión, existen sentimientos de dolor y miseria, hay crítica social hacia el ambiente de los desheredados de la vida o enjuiciamiento a quienes poseen un mejor pasar, fruto, muchas veces, no de su esfuerzo, como ellos, que vivieron trabajando con su cuerpo, sino producto de las especulaciones, robos, martingalas, explotación, elusiones y evasiones tributarias además de la consabida corrupción.

Tal vez por ello la obra de este escritor no haya sido lo suficientemente conocida en el ambiente literario.

Hay una notable crítica de Domingo Melfi sobre Aguas Estancadas que desmenuza admirablemente la novela, el asunto y al autor.(La Nación, 6 de agosto de 1939).
Conviene leerla.

Juan Modesto Castro murió en la sala común de un hospital.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s