LA EDUCACIÓN ¿ASEGURA UN MEJOR VIVIR?

Los movimientos sociales en boga así lo advierten y hacia allá apunta el manejo de las masas. Mientras más instrucción exista, más rápido se extingue la diferencia social y la ignorancia. El razonamiento parece simple. Se piensa que con los certificados educacionales se obtendrá mayor movilidad laboral, mejores sueldos y cierta aura de éxito social. Es lo que algunos llaman meritocracia. Todo esto inserto en el capitalismo rimbombante. Sin embargo, hay voces que discrepan e indican que una vez obtenido los logros, se dan cuenta que el sueño que miraban desde lejos ahora no vale tanto y, como hay demasiados en la cumbre, paradojalmente se crea insatisfacción y desaliento. Es lo que denominan los “cesantes ilustrados”. ¿No basta, entonces,  con una cuidada educación para lograr la igualdad, no tan solo social, sino también laboral, con el consabido bienestar económico? Es posible que muchos logren el preciado laurel, pero en este mundo, como dice la Biblia, “muchos son  los llamados, pocos los escogidos”, con lo que implícitamente la religión bendice la desigualdad. Entonces la interrogante: ¿qué piensan los cerebros de este tipo de ideologías que, para captar a muchos, prometen un paraíso, critican las desigualdades, atacan a los que tienen más, (que siempre son las minorías), hablan sobre la educación y defienden el poder de la mayoría para la toma de decisiones?.¿No cambia el speech y continúan con lo mismo? Porque, a simple vista, observada la historia, la mayoría rara vez, tal vez nunca, ha estado arriba gobernándose. ¿Conoce algún país que lo hizo? Siempre es una elite, aunque surja la Asamblea Constituyente. Es lamentable, terrible, pero ahí está el pretérito que lo recuerda. Para dar el mazazo final existe el  convencimiento  que no puede existir igualdad entre los seres humanos, dada su naturaleza, aunque sean ilustrados. Cuando se le comentó a un personaje, muy sabio, sobre la igualdad de los seres humanos, contestó: “me parece una ofensa”.

ARTURO FLORES PINOCHET escritor 2020