LA GRANJA DE LOS ANIMALES

Escrita por George Orwell en 1945, la novela Animal Farm (La Granja de los Animales) su título original,  llegó a las librerías con el rótulo de  “Rebelión en la Granja”.

Es una novela que podríamos llamarla distópica, es decir, anti utopía. Tiene su trasfondo político. Escrita en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, es una feroz sátira a la Rusia de Stalin y la implementación del nuevo modelo político-económico-social. Pero lo importante es otra cosa. Es el mensaje que nos deja su lectura. Como sabemos, es la rebelión, en una granja, de los animales contra sus dueños. Son los opresores. Los animales, los oprimidos. Los arrojan de la estancia e instauran un nuevo régimen de vida. Se basan en los 7 mandamientos que son las reglas que regirán la nueva armonía. Veamos esos mandamientos:

Los 7 mandamientos de la rebelión: 1/ Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo; 2/ todo lo que camina sobre cuatro patas, o tenga alas, es un amigo; 3/ ningún animal usará ropa; 4/ ningún animal dormirá en una cama; 5/ ningún animal beberá alcohol; 6/ ningún animal matará a otro animal; 7/ todos los animales son iguales.

Eso es utopía, o sea, un mundo mejor, donde todo es felicidad. Sin embargo, al igual que los humanos, los animales caen en  la misma trampa, en el mismo juego y replican sin asco las mismas  prácticas que ejercían los derrotados. Es decir, subieron al poder, denostaron a los “malos”, se convirtieron en los “buenos”, pero, al poco caminar, se convirtieron en “malos”.

La experiencia indica que, contra el magnético poder, no se puede luchar y las mejores teorías se despedazan, quedando las aguas en el mismo lugar, luego de ser enturbiadas. Aplíquelo a la vida humana, a la historia, a los múltiples acontecimientos en que “muchos” lucharon contra “pocos” para desalojarlos del poder y luego, estando arriba, se corrompieron y replicaron lo mismo que con tanta pasión y celo anatematizaban.

Esto ya se sabe, no es una novedad, dos más dos son cuatro, se ha conocido siempre, pero el hombre es el único imbécil que tropieza dos veces con la misma piedra. Y continuará haciéndolo en muchas más.

ARTURO FLORES PINOCHET escritor 2019