LA IMPORTANCIA DEL PAPÁ

Es el título de una columna periodística que escribimos en “El Litoral” de Constitución hace muchos años. Hoy lo repetimos, pero solo para reflexionar sobre un hecho que nos parece siempre como una obsesión. Si observan los filmes gringos, verán que allí  muestran muchas separaciones, con un padre generalmente maligno, que tiene que irse de la casa, dejando a la mujer con sus hijos. Eso es “pan comido” en todas partes, aunque ahora, poco a poco, los padres se están haciendo cargo. ¿A qué vamos? A la reiteración de una escena que se repite en muchas películas. Aquella en que el padre va por los hijos el fin de semana, lo pasan “regio” y cuando los regresa, la pregunta de siempre ¿cuándo te veremos papá de nuevo, por qué no podemos ir a tu casa, por qué no puedo irme a vivir contigo, te echo tanto de menos? EL cinéfilo recordará, por cierto, estas imágenes que se reiteran. Siempre un padre lejano, chocando con su ex mujer, sufriendo por no ver a menudo a sus descendientes, trabajólico.  De tanto repetirse, al final nos quedó grabado y quisimos compartirlo con Uds. Es lo que llamamos “la importancia del papá” en la crianza de los hijos. ¿Será en todas partes igual? Hay muchas explicaciones y se deducen varias interrogantes, pero lo cierto es que esa imagen del niño mirando a su papá hacia arriba, cara inocente, pidiéndole vivir con él o cuándo salen de nuevo o cuánto lo echa de menos, se quedó fijamente en nuestra memoria. Nada más.

ARTURO FLORES PINOCHET escritor 2019