LAS GUERRAS Y PANDEMIAS COMO FORMAS DE EQUILIBRIO

descarga (3)

Desde principios de la vida humana y animal, las luchas a muerte han sido parte de su devenir. Algunos expresan que es una medida para limitar el sobrepoblacionismo que  azota al planeta. Pero ocurre que las luchas fratricidas provienen de los tiempos cavernarios donde todo era disputa por territorios, alimentación y mujeres. Allí no había que equilibrar mucho. Hoy día sí, porque la explosión demográfica es incontenible y nos lleva lentamente al desfiladero. Pero, aunque han existido Guerras Mundiales, religiosas, económicas, políticas y han muerto millones de personas, el sistema no ha funcionado y la Tierra crece y crece. Como las guerras no funcionan, surgen entonces las pandemias que son realmente mortales con sus virus desatados. Hacen mucho daño, matan gente, pero duran poco. No estamos haciendo una apología de todo esto. No. Reflexionamos en torno al tema puesto que muchas personas las justifican de esa manera. Al parecer, dicen, no existe otra solución, porque los planes de regulación de la natalidad, el gran motor de la sobrepoblación, no han resultado y el planeta, repetimos, crece sin cesar. ¿Hasta cuándo? He ahí el dilema, “that this the question”. Mientras tanto todo sigue igual y continuamos la marcha sabiendo que hay países que no terminan de combatir, de pestes que matan, de contaminación climática y ambiental, de un mundo que se achica por tanta población y donde el alimento y el agua serán determinantes en el futuro. Feo panorama.

ARTURO FLORES PINOCHET escritor 2020