LUIS VILLAGRAN REVECO: Reminiscencias de un joven maulino

PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN, SALVO QUE INDIQUEN EL NOMBRE DEL AUTOR Y LA FUENTE.

images (3).

Por Jorge Arturo Flores

Hemos leído con verdadero agrado el libro de nuestro coterráneo don Luis Humberto Villagra Reveco, abogado, ex Oficial de Carabineros y empresario, titulado “Reminiscencias de un Joven Maulino”. Ha sido un agrado porque sus recuerdos nos transportan a una época lejana en el tiempo: de 1932 a 1952, etapa de nuestra ciudad que puede haberse difuminado en la espesa bruma del olvido.

Con una memoria prodigiosa, Don Luis nos la acerca.

Es curioso como muchas de sus experiencias y remembranzas no han perdido contemporaneidad. Incluso, para nosotros que estamos algunos peldaños más abajo en cronología,  sorprende leer los nombres de algunos conocidos en la pequeña patria. Por ejemplo,  don Osvaldo Galasso, su cónyuge Sra. Elena, don Amador Reveco, don Edmundo Orellana y Rafael Díaz. Todos  fueron profesores nuestros en la vida liceana (1963 en adelante).

Los perfiles que dibuja son acertados y concuerdan con la realidad.

Pero hay mucho más.

Es un tomo de 137 páginas, con breves artículos que conocieron la vida en el periódico “Zona Cero”, escritas semanalmente con una asiduidad propia de quien posee  vocación profunda y responsabilidad.

Distinguimos, en medio del viaje,  algún pariente muy cercano como don Héctor Bravo Letelier, primo hermano de nuestra madre, o don Constantino Fernández, casado con doña Luz Riquelme, también con lazos familiares. Etc. Pero lo importante del texto en comento es su afán por preservar la historia de Constitución. Para ello recurre a la exposición de los lugares a los cuales acudía, como Quebrada Honda, Los Molinos, Maguellines, El Dique, Quivolgo, las playas y rocas milenarias, la estación del ferrocarril, Plaza de Amas, el estadio Enrique Donn, que era en verdad formidable; la barra del rio Maule, el Muelle Fiscal, el teatro municipal, etc.

Sus años estudiantiles transcurrieron en  el antiguo Colegio Maristas y luego en el Liceo de Constitución, al cual algún día también pertenecimos.

Nos trae recuerdos su mirada sobre  modas  (pantalones golf), las lecturas de libros y revistas (se repite con nuestra experiencia todo lo de Julio Verne, Kipling y las revistas El Peneca y Okey), el cine (también recordamos lo mismo: pieles rojas, cow boys, seriales con el jovencito en peligro, Tarzán,), los juegos infantiles, las pandillas, etc.

Y, por supuesto, no faltan las peripecias  dramáticas como la vista del puma cuando recorrían los cerros aledaños o las que contienen comicidad como el embriagamiento con el inocente ponche  o la primera vez que fumaron o fueron a un “malón”.

Experiencias inolvidables.

En suma, el libro es un abanico enorme de recuerdos. Don Luis Villagra Reveco, maucho de tomo y lomo, posee indudables condiciones para el relato, provisto de una memoria prodigiosa, liviana la pluma para entusiasmar al lector y cuyos temas, por lo menos para quienes nacimos en la Perla del Maule, resultan,  a todas luces, gratificantes.

Congratulaciones.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s