LIBROS SOBRE LA CIUDAD DE CONSTITUCION

WP_20140919_002

Prohibida la reproducción del texto, salvo que se indique su autor y la fuente.

Por Jorge Arturo Flores, escritor maucho

A modo de Introducción

En nuestras páginas web hemos reflexionado sobre varios textos literarios que adornan la literatura maucha, especialmente los que lograron vencer la inercia del desinterés y se pusieron en conocimiento público. Entre los que sobresalieron en estos campos fueron, sin duda alguna, Mariano Latorre  (Cuentos del Maule, On Panta, Puerto Mayor), Luis Orrego Luco (Playa negra), Carlos Acuña Núñez (Nacimiento de Nueva Bilbao), Tomas Montecinos (Los Guanayes) y Leoncio Guerrero (Faluchos), principalmente en el ámbito de la prosa. En la poesía hay más autores, pero lo suyo son poemas aislados, al contrario de los novelistas que citamos.

Eso a vuelo de pájaro.

En tiempos más contemporáneos, han surgido nuevas voces en el terreno literario, especialmente cronistas, ensayistas, investigadores, que han estudiado el fondo histórico de la ex Nueva Bilbao y publicaron libros de interesante nivel, especialmente académico.

Como un aporte al conocimiento de los textos que hablan sobre Constitución dejaremos al amable lector estas breves glosas intituladas  Libros Sobre Constitución, que nos han parecido interesante citar y que, todos juntos, ya forman un vasto repertorio de documentos mauchos. Abarcan puntualmente temas de valor histórico junto a las leyendas. Lo relativo a la prosa y poesía lo hemos tratado en crónicas literarias separadas .

…..

Libros sobre la ciudad de Constitución.

De lo que tenemos memoria, el primer libro sobre nuestra ciudad natal fue redactado por el escritor cauquenino Carlos Acuña Núñez y se tituló Nacimiento de Nueva Bilbao (1944), con financiamiento del Centro Hijos de Constitución de Santiago.

Después se origina un amplio interregno que viene a aclararse con la publicación del texto de don Luis Barra Barrios De Nueva Bilbao a Constitución (1992).

Posteriormente, en el aniversario número 200 de la ex Nueva Bilbao, quien escribe estas líneas, publicó Escritores, Leyendas y Personajes de Constitución (1994).

Antes de los tres libros mencionados, don Oreste Plath, a quien tuvimos el privilegio de conocer, mencionó a Constitución en su Libro Geografía del Mito y la Leyenda (1973), donde indica algunas de nuestra ciudad. Más al fondo de la historia encontramos a doña Elena Wegener, quien también en sus investigaciones nomina el leyendario maucho. Ambos son poco conocidos para el común, por ello los citamos en el libro que se publicó en 1994, durante el Bicentenario de Constitución

La palabra “Leyendas” quedó retintineando en el imaginario maucho y salieron a la luz nuevas publicaciones con el tema en comento.

INDICE

  1. Nacimiento de Nueva Bilbao
  2. De Nueva Bilbao a Constitución
  3. Escritores,Leyendas y Personajes de Constitución
  4. Leyendas de Constitución
  5. Constitución,entre la naturaleza y el hombre
  6. Crónicas de Constitución
  7. Imaginario sobre el Maule
  8. Reminiscencias de un joven maulino I.
  9. Los Guanayes, Historias de Navegantes
  10. Reminiscencias de un joven Maulino II
  11. La Poesía Navega por el Maule.

PRIMERO

Nacimiento de Nueva Bilbao.

Fue publicado en 1944 por el escritor cauquenino don Carlos Acuña Núñez (1886-1963). El texto fue financiado por el Centro de Hijos de Constitución que tiene sede en Santiago. Se realizó con miras a conmemorar los 150 años de la ex Villa Nueva Bilbao de Gardoqui.

El ejemplar está compuesto de 8 capítulos referidos únicamente a la fundación de la celebrada villa y 7 anexos con documentos históricos que respaldan el relato.

Don Carlos Núñez era escritor, no historiador, y ello se nota en el curso de la narración, aportando la necesaria cuota de llaneza que necesitan estos textos historiográficos.

Hay varias novedades en el discurrir de su trabajo. Uno de ellos es la singularidad de nombrar al Gobernador de Chile don Ambrosio Higgins, quitándole la “O” que nos ha llegado a la fecha, por cuanto, según él, así se escribe originariamente. La “O” significa  “ hijo de” y por eso él la omite. Poco caso le han hecho, en todo caso, al través del decurso pretérito, puesto que hasta hoy, tanto él como su hijo Bernardo, surgen con el apellido O’Higgins.

Es un detalle a exponer.

Los capítulos a estudiar por parte del escritor son: El río Maule, Esquema hidrográfico del Maule, Primeros pobladores de la boca del Maule, Preliminares de la fundación, El fundador, la Fundación, Diez años de lucha y La batalla  por la Iglesia.

De todo ello, podemos hacer unas brevísimas reflexiones, a objeto de no aburrir al desocupado lector.

  • Nuestro autor indica que el rio Maule tenía varias acepciones antes de llegar al actual. Maulli (Inca Garcilaso), Mauli y Maure.
  • Se habla de la Boca del Maule, lo que conocemos como la desembocadura o la barra.
  • El primer constructor naval de la ribera del Maule no fueron los jesuitas como algunos dicen, sino el conquistador capitán Juan Jufré, quien ayudó dos veces a los pobladores de Concepción a cruzar el Maule, huyendo de los aborígenes, antes llamados araucanos, hoy mapuches.
  • Impresiona el nivel de dificultades que tuvo don Santiago de Oñederra para levantar la Villa. Las innumerables peticiones a la capital, para que dieran el permiso respectivo, chocaron muchas veces con los cráneos pétreos de ciertos funcionarios que no entendían nada y colocaban cualquier tipo de dificultades para no dar el beneplácito. Entre ellas, la imposibilidad de navegar el rio y los peligros de su desembocadura. ¡Y cómo lucha Oñederra, cómo reúne antecedentes técnicos, cómo explica que ello es posible!. Es una tarea agotadora y emociona verlo luchar con tanto ardor. Fue el gran fundador de nuestra villa. Después se le une don Vicente de la Cruz de Talca para lograr el ansiado fin. Realmente asombra el  titánico esfuerzo por conseguir sus objetivos y la dureza de los detractores para impedirlo.
  • Frente al informe final de los funcionarios reales, que desautorizaban la “erección” de la villa, don Ambrosio Higgins hace caso omiso de ellos y otorga el permiso el 18 de junio de 1794, con lo cual se consolida la Villa Nueva Bilbao.
  • El otro problema no menor que tuvo Oñederra fue la construcción de la Iglesia. Ya sabemos que en la Colonia era preponderante la construcción de la Plaza de Armas y la Iglesia, además de otras instancias. Tal lío tuvo el Procurador General de Nueva Bilbao que debió golpear puertas en Talca y Concepción para la referida obra. Incluso contaba con los planos (que también rehusó un arquitecto talquino) y la propiedad. Luego de innumerables cabildeos, lo consiguió.

Pero no podía terminar aquello ahí.

La nominación de un sacerdote o sota-cura fue otro embrollo.

Aunque la Iglesia recibía “religiosamente” los diezmos del puerto, se negaron a dotar de un cura a la villa. Mucha distancia, pocos pobladores. Mal negocio. No señores, no hay sota cura. La más alta jerarquía eclesiástica también se opuso.

Increíble.

Pero Oñederra no era hombre de debilidades ni flaquezas. Tanto luchó, junto con su amigo Vicente de la Cruz, a la sazón Intendente de Talca, que obtuvo el nombramiento de José María Guíñez como primer sacerdote de la Villa.

El sueldo: $ 250. (Nada es gratis en esta vida).

Finaliza la edición con un importante anexo de documentos de la época, que ayudan a comprender mejor los avatares que tuvo la fundación de Nueva Bilbao.

Libro que debiera reeditarse (no sabemos si ello ha ocurrido) porque forma parte de los inicios de nuestra ciudad, vital para formar posteriormente la Historia de Constitución.

SEGUNDO

De Nueva Bilbao a Constitución

Al cumplirse 500 años del descubrimiento de América por los españoles, don Luis Alejandro Barra Barrios publicó un  texto intitulado De Nueva Bilbao a Constitución (1992), teniendo como subtitulo “Apuntes históricos”.

Tuvimos la suerte de trabajar por más de 16 años en el periódico El Litoral con Luis Barra Barrios. Teníamos allí una columna de opinión general y una crónica literaria. Fueron 16 años ininterrumpidos. Conversamos mucho sobre diversos temas, pero siempre se nos inclinaba el comentario hacia nuestra pequeña patria. Era insoslayable. Ambos queríamos y queremos a nuestra ciudad y la deseamos ver alta y majestuosa.

Para eso, pensamos, hay que comenzar por sus cimientos, es decir, la historia.

Luis Barra Barrios también compartió estos anhelos y dio luz al texto que nos preocupa, merced, ante todo, a la generosidad de un español avecindado en Constitución, don Francisco Vallejos Giubergia (Q.E.P.D), quien también financió nuestro libro Escritores, Leyendas y Personajes de Constitución (1994) con motivo del Bicentenario de Nueva Bilbao.

Trata de glosas, breves y sintéticas, bien escritas, relacionadas con los primeros años de Nueva Bilbao hasta su cambio de nombre por Constitución en 1928.

Posteriormente sus capítulos se desgranan en Los Huanayes (o Guanayes), el ferrocarril a Constitución, El Balneario refinado, Enrique Donn Muller, los últimos años.

De la lectura, podemos destacar algunos matices importantes.

Por ejemplo, el primer español que cruzó el rio Maule fue Martin Monje, que tenía la singularidad de haber navegado con Cristóbal Colon. Luego, los astilleros constituyeron  el principal leit motiv para habitar lo que sería el Constitución de ahora. También destaca el primero que recibió una merced de tierras: don Pedro Recalde y así, sucesivamente fueron traspasándose los dominios. Posteriormente surgen los jesuitas construyendo barcos por más de 40 años. Se piensa que el primer astillero estuvo ubicado donde hoy conocemos el lugar como Rancho Astillero y hubo otro en el lugar El Dique.

En los avatares por erguir nuestra futura ciudad, emerge la figura de Santiago de Oñederra para luchar por la fundación. Son encomiables los esfuerzos que realiza el capitán español por darle un nombre y prestigio a la ciudad en ciernes. Mejor dicho, a la Villa.

El libro  anota, también, el arribo del primer sacerdote o sota cura.

En general, es un texto que retoma lo emprendido por don Carlos Acuña Núñez en su Nacimiento de Nueva Bilbao en 1944 y lo trae a la actualidad. En 1992 nuestra ciudad estaba realmente desabastecida de libros relacionados con su historia.

Luis Barra Barrios, habiendo transcurrido un lapso de 48 años de la obra mencionada, pone  una campana de alerta sobre la riqueza historiográfica de nuestra ciudad.

Es otro de sus méritos.

Después, felizmente, de alguna u otra forma, grandes o breves, aparecieron volúmenes referidos a lo expuesto.

Nunca lo suficiente.  “Peor es mascar lauchas”.

TERCERO.

ESCRITORES, LEYENDAS Y PERSONAJES DE CONSTITUCION (Jorge Arturo Flores)

El libro fue publicado en 1994 con motivo de cumplir la ex Nueva Bilbao 200 años de vida. Su lanzamiento se efectuó en la Biblioteca del Liceo de nuestra ciudad, entidad donde su autor estudió.

La obra consta de 3 partes: Escritores, Leyendas y Personajes. Hay un agradecimiento a don Francisco Vallejos Giubergia, quien financió la obra y está dedicado a la ciudad, a la familia del autor, al escritor maucho don Manuel Francisco Mesa  Seco y a don Francisco Vallejos.

Los escritores y poetas suman 23. La mayoría no son conocidos por el público y fue la primera vez que se reunieron en un libro. Contiene una biografía, libros publicados y comentario.  Las Leyendas son las populares más algunas inéditas. Entre los Personajes destacan 3 militares participantes en la Guerra del Pacifico.

El texto comienza con una antesala que es el himno de Constitución y termina con una despedida que es el vals referido a nuestra bella ciudad.

Escritores, leyendas y Personajes de Constitución no fue puesto a la venta, sino se repartió entre los establecimiento educacionales.

CUARTO

Leyendas de Constitución

Como dijimos anteriormente, la expresión leyenda quedó tintineando en el magín maucho después de la publicación del libro que comentamos anteriormente. De esta forma, don Patricio Ubal Meléndez creyó conveniente aumentar el conocimiento sobre estos temas dando a luz un breve texto intitulado LEYENDAS DE CONSTITUCIÓN (s/f) y en la cual se explaya indagando sobre el legendario maucho.  Son 46 leyendas recopiladas por el Sr. Ubal, es decir, hay un trabajo de investigación acucioso, interesante, propio de alguien que, aparte de indudables condiciones literarias,  posee en alto grado el cariño por la ciudad que lo cobija.

A las conocidas leyendas publicadas a la fecha, el autor agrega otras que no estaban en nuestro conocimiento y eso habla muy bien de su afán investigador.  Entre éstas últimas  destacan El Capitán Español y La Poza, El duende del cementerio, La monja sin cabeza, La plaza de armas, La venganza de la diosa del Maule y muchas más.

Destacamos el ejemplar en comento  por cuanto él será  fuente  de nuevos saberes respecto de las  leyendas que rodearon el entorno de la ex Nueva Bilbao y que, lamentablemente, por efectos del tiempo y la tecnología, pueden quedar en el más oscuro de los olvidos.

Para que ello no ocurra, es necesario que el entretenido legendario maucho sea expuesto en las aulas de  educación de nuestra ciudad.

Es una forma de resaltar la importancia que tiene Constitución, no solamente al través del turismo, sino también porque contiene una rica historiografía y peculiar mitología en sus raíces.

QUINTO

Constitución, entre la Naturaleza y el Hombre

En el año 2002 don Arturo Ilufí Coloma, profesor y periodista, publica el texto CONSTITUCION, ENTRE LA NATURALEZA Y EL HOMBRE. En 23 capítulos, con su personal estilo,  recrea parte de la historiografía de la ex Nueva Bilbao de Gardoqui, desde sus inicios hasta la instalación de la Planta de Celulosa, que es el fin de una época romántica y dorada del balneario.

Después de esa llegada, todo cambió. Y no precisamente para bien.

Don Arturo Ilufí se adentra en la historia de Constitución, investigando hechos, recorriendo lugares, mostrando las instituciones señeras de la ciudad, recordando personas que tuvieron alguna jerarquía. El texto forma un conglomerado de glosas que rescatan del olvido lo histórico, pero también lo anecdótico. Esto último  trasunta el espíritu periodístico del Sr.Ilufi.

Finaliza con dos síntesis históricas dedicadas a Putú y Empedrado.

Su estilo es simple, como contando historias. Por ello, la lectura agrada. Libro diferente porque, al contrario de otros, está escrito en un lenguaje conversacional, ahondando en eventos que son propias de la “petit histoire” de un pueblo y mostrando la riqueza de situaciones, personas, instituciones, hechos y circunstancia que rodean el devenir de nuestra ciudad.

SEXTO

Crónicas de Constitución

En el mismo año 2002 don Patricio Ubal Meléndez y don Mario Cerda Gutiérrez dan con un texto muy singular. Se llama CRONICAS DE CONSTITUCION.  Lo catalogan como Anuario (“Libro o publicación que se edita anualmente con todos los datos de lo ocurrido durante el año anterior, dedicado a la información general o a una materia o actividad específica”), expresan que es una guía para turistas (ojalá todas fueran de esta magnitud) y dicen que contienen episodios y personajes notables de la historia, geografía, cultura, economía y sociedad.

Una presentación sobria.

No sabemos (escribimos en 2015) si el Anuario prosiguió con su magna tarea.

En el fondo, es un intento de historiar al ex Puerto Mayor al través de episodios interesantes que va desde los inicios con sus primeros habitantes (picunches) hasta la instalación del balneario.

Es un libro muy atractivo.

En pequeñas glosas  van adentrándose en la historia de nuestra ciudad, recopilando diversos antecedentes que no hacen otra cosa que dar testimonio de la grandeza de la tierra maucha al través del devenir histórico.

Espigando entre sus páginas vamos observando el desenvolvimiento de estas crónicas. Contemplamos a los primeros habitantes del Maule, los promaucaes (invento de los historiadores), el río de las lluvias, los negocios de Juan Jufré, naves mauchas  en el descubrimiento de Australia y Nueva Zelanda a través de Juan Fernández (construidas en los astilleros de Jufré), las primeras construcciones navales, la visión de Santiago Oñederra, llegada de los “gringos” al puerto, entre ellos Enrique Donn Muller; la muerte del puerto, los faluchos y otras cosas.

Un muestrario interesante que, por supuesto, interesará sobremanera al turista que arriba a nuestro suelo natal.

SEPTIMO

IMAGINARIO SOBRE EL MAULE (2015)

Hacen bien los autores de este libro, Abel Cortes y Marcelo Mardones,  referirse a la importancia que tuvo el rio Maule en la literatura chilena, tocando, por justicia, hitos emblemáticos de la ciudad de Constitución, como son, verbigracia, el puerto mayor, los guanayes, los faluchos, el comercio fluvial. Todo ello, fuente de conocimiento y también, que es lo importante, crisol desde el cual abrevaron varios escritores nacionales,

Y en este punto nos detenemos lo justo.

El texto en comento abarca un vasto friso de la historia del rio de las lluvias, basado, ante todo, en la literatura que sobre él se creó. Básicamente nos referimos a los escritores Mariano Latorre, Tomas Montecinos y Leoncio Guerrero.

Este importante detalle había capturado hace tiempo nuestra atención y lo dejamos estampado en un  libro sobre nuestra ciudad y en las semblanzas de escritores mauchos  y crónicas literarias que le dedicamos en nuestras páginas web a libros y autores de Constitución.

Constitución les debe mucho a estos creadores. Si bien es cierto ha existido justicia con la tarea de Latorre, se ha olvidado un poco a Montecinos y Guerrero, autores de interesantes novelas sobre nuestra ciudad y sus puntos emblemáticos.

Felizmente, en estos últimos años, se ha producido un interés mayor sobre la historia de nuestro pueblo y han surgido varias publicaciones que hablan sobre el entorno literario, artístico, fluvial e  histórico de la Perla del Maule, lo cual debe agradecerse y mantiene la esperanza que lo habitantes de esta bella ciudad, poco a poco, tengan los medios y las herramientas para conocer mejor la tierra en que vivimos.

Constitución tiene un influjo magnético que atrapa cadenciosamente y del cual cuesta salir.

No obstante lo anterior, que es de suyo importante, el libro en comento se lee con mucha dificultad, donde el tedio  acecha a la vuelta de cada página. En términos populares, es latoso. Mucha obviedad, la típica jerigonza académica de los jóvenes relatores, deseosos seguramente de mostrar conocimientos; una extensión asfixiante, vueltas y revueltas sobre el tema, utilizando un estilo largo, con pocos espacios para respirar. El lector sólo descansa  en las ocasiones  que los relatores detienen la verborrea y copian textos de Latorre, Montecinos y Guerrero. ¡Cómo no se les pegó el arte de la narración!. Pero el alivio dura poco ya que se retorna con rapidez a la senda enrevesada, al camino tedioso, mostrando terminachos técnicos que aburren, inserto en un estilo que es pobre en vocabulario (abundante en repeticiones, cacofonías, asonancias, etc.), aunque de seguro ellos consideran lo contrario. Hay cero reverencia a la síntesis y a la brevedad, dos virtudes que los autores desconocen con absoluta inocencia.

Libro recomendado sólo para especialistas.

El texto posee aproximadamente 200 paginas. Si  hubieran constreñido y pensaran en el lector común, reverenciando la síntesis, la brevedad y la sencillez, el libro disminuiría fácilmente a las 100 paginas y tal vez menos.

El resto, sólo paja molida.

(A propósito de “Imaginario sobre el Maule”. Siempre nos ha disgustado el recurrente tono académico con que egresados de centros universitarios se revisten en sus trabajos. Sin embargo, la pomposa vestimenta  no encubre sus malhadados textos. Porque en verdad y siendo justos, estos investigadores redactan pésimo,  emplean un estilo al máximo enredado, buscan el lenguaje más críptico y hermético que consiguen ubicar en sus anaqueles, haciendo tabla rasa con la síntesis y la brevedad. Les importa, en el fondo, un comino la opinión del lector y jamás se ponen en su lugar. Ese sitio lo ocupan ellos, con una pedantería espantosa, plagada de jerigonza técnica y mirando con benevolencia desde las alturas. Con seguridad sus vidas fueron oscuras, no tuvieron nada en sus inicios ni ésta los trató muy bien. Y cuando logran subir los peldaños y se alzan con una cartulina, créense fácilmente casos únicos,  dueños del mundo y poseedores de la verdad, avasallando a todos con un desdén increíble. ¿Complejo de inferioridad o complejo de titulitis, tan chileno?, ¿Qué?. Porque, ciertamente,  habrían ganado adeptos y atención si  respetaran al lector y no fijaran en demasía su mirada en los egos de sus colegas y profesores . Pero eso,evidentemente, no les interesa, los obligaría a cierta amenidad, a pulir el estilo, a perfeccionar el lenguaje y para esas cosas ellos no fueron llamados, sino para instancias superiores. En el intertanto,  sonríen satisfechos sobre sus pesados mamotretos de investigación. Les provoca, sin duda,  una vanidad exuberante y miran alrededor, repetimos, con  sonrisa bobalicona y cierta  mirada despectiva. Allá ellos, porque por esos caminos no llegarán jamas al público, salvo la familia, y serán  unos perfectos desconocidos, excepto entre colegas).

OCTAVO

Reminiscencias de un joven maulino.

Hemos leído con verdadero agrado el libro de nuestro coterráneo don Luis Humberto Villagra Reveco, abogado, ex Oficial de Carabineros y empresario, titulado “Reminiscencias de un Joven Maulino”. Ha sido un agrado porque sus recuerdos nos transportan a una época lejana en el tiempo: de 1932 a 1952, etapa de nuestra ciudad que puede haberse difuminado en la espesa bruma del olvido.

Con una memoria prodigiosa, Don Luis nos la acerca.

Es curioso como muchas de sus experiencias y remembranzas no han perdido contemporaneidad. Incluso, para nosotros que estamos algunos peldaños más abajo en cronología,  sorprende leer los nombres de algunos conocidos en la pequeña patria. Por ejemplo,  don Osvaldo Galasso, su cónyuge Sra. Elena, don Amador Reveco, don Edmundo Orellana y Rafael Díaz. Todos  fueron profesores nuestros en la vida liceana (1963 en adelante).

Los perfiles que dibuja son acertados y concuerdan con la realidad.

Pero hay mucho más.

Es un tomo de 137 páginas, con breves artículos que conocieron la vida en el periódico “Zona Cero”, escritas semanalmente con una asiduidad propia de quien posee  vocación profunda y responsabilidad.

Distinguimos, en medio del viaje,  algún pariente muy cercano como don Héctor Bravo Letelier, primo hermano de nuestra madre, o don Constantino Fernández, casado con doña Luz Riquelme, también con lazos familiares. Etc. Pero lo importante del texto en comento es su afán por preservar la historia de Constitución. Para ello recurre a la exposición de los lugares a los cuales acudía, como Quebrada Honda, Los Molinos, Maguellines, El Dique, Quivolgo, las playas y rocas milenarias, la estación del ferrocarril, Plaza de Amas, el estadio Enrique Donn, que era en verdad formidable; la barra del rio Maule, el Muelle Fiscal, el teatro municipal, etc.

Sus años estudiantiles transcurrieron en  el antiguo Colegio Maristas y luego en el Liceo de Constitución, al cual algún día también pertenecimos.

Nos trae recuerdos su mirada sobre  modas  (pantalones golf), las lecturas de libros y revistas (se repite con nuestra experiencia todo lo de Julio Verne, Kipling y las revistas El Peneca y Okey), el cine (también recordamos lo mismo: pieles rojas, cow boys, seriales con el jovencito en peligro, Tarzán,), los juegos infantiles, las pandillas, etc.

Y, por supuesto, no faltan las peripecias  dramáticas como la vista del puma cuando recorrían los cerros aledaños o las que contienen comicidad como el embriagamiento con el inocente ponche  o la primera vez que fumaron o fueron a un “malón”.

Experiencias inolvidables.

En suma, el libro es un abanico enorme de recuerdos. Don Luis Villagra Reveco, maucho de tomo y lomo, posee indudables condiciones para el relato, provisto de una memoria prodigiosa, liviana la pluma para entusiasmar al lector y cuyos temas, por lo menos para quienes nacimos en la Perla del Maule, resultan,  a todas luces, gratificantes.

Congratulaciones.

NOVENO

Los Guanayes, historias de navegantes

El periodista maucho Jaime Chamorro introduce su pluma en un campo especifico: las aventuras de los famosos guanayes, marineros de agua dulce que posteriormente devinieron en agua salada, a bordo de los faluchos. Como periodista fogueado investigó acuciosamente historias de los marineros y en 17 crónicas despacha amenas anécdotas de los guanayes en su trabajo singular. El ultimo guanay, naufragios, muertes, armadores, el Santiaguillo, La Tahiti Nui, sobrevivientes, bitácoras, mandas, temporales, Constitución en los 50, etc. conforman el nutrido abanico de relatos que realmente cautivan.

Un breve, pero sustancioso texto, que ayuda a conocer el lado desconocido de los legendarios guanayes.

DECIMO

Reminiscencias de un Joven Maulino II

Luis Villagran Reveco

En su tercer libro “Reminiscencias de un Joven Maulino II”,( antes publicó Los Sueños…sueños son), don Luis Villagra Reveco  prolonga el tema de sus remembranzas abarcando el periodo de 1953-1982. Es un ejemplar voluminoso con una variedad de experiencias y anécdotas de su vida que realmente capturan la atención. Comienza con recuerdos de su infancia, adolescencia y edad madura. Nombra a sus amigos, se extiende nuevamente por sus años estudiantiles, habla de su vida en el Cuerpo de Carabineros de Chile, menciona anécdotas que ocurrieron en tiempos lejanos y que hirieron su sensibilidad. Su amor a la tierra donde nació es tema de muchas crónicas como asimismo el relato de sus viajes al extranjero, donde el que más impactó fue la cuna de Jesús. Hay asimismo vistazo a sus amores y  páginas emocionadas sobre la muerte de seres queridos. El elenco de sus artículos es numeroso. Son aproximadamente 250  páginas que se leen rápido, porque están escritas en un buen lenguaje y tienden a la brevedad.

En suma, el libro constituye un abanico enorme de recuerdos. Don Luis Villagra Reveco, maucho de tomo y lomo, posee indudables condiciones para el relato, provisto de una memoria prodigiosa, liviana la pluma para entusiasmar al lector y cuyos temas, por lo menos para quienes nacimos en la Perla del Maule, resultan,  a todas luces, gratificante.

UNDECIMO

LA POESIA NAVEGA POR EL MAULE

Aclaremos que este texto es la clásica excepción a la regla por cuanto no es sobre la Perla del Maule, sino es una antología poética. Merece estar aquí porque, a falta de una pagina puntual,   Constitución y sus alrededores surge en ella.” Poesía navega en el Maule” es el título del libro publicado en 2017  por la Sociedad de Escritores de Constitución. Un pulcro ejemplar de 200 páginas que reúne la producción de 14 poetas de nuestra ciudad, catorce mauchos que en la soledad de sus hogares echaron a volar la imaginación y la nostalgia por su pueblo querido, recreándolo a través de la poesía.

En el inicio de cada participante va una fotografía antigua de la Perla del Maule con el título “Reseña Histórica”, lo cual permite adentrarse en el pretérito.

Como sabemos, Constitución tiene el gran privilegio de contar con río, mar y bosques, además de sus espectaculares rocas. Pues bien, este maravilloso paisaje es cogido por los poeta para desenrollar su fantasía creadora. De este modo el río Maule se hace presente en la mayoría de los versos. También hay miradas nostálgicas por el pasado, especialmente el tren. La espectacularidad de las rocas será siempre fuente de inspiración para los mauchos como asimismo el mar no siempre calmo, calles y personajes cotidianos de la ciudad.

Calificar la calidad de los trabajos no corresponde. Cada uno tiene su belleza y se nota que han trabajado con amor y dedicación.

Para finalizar nombremos a los poetas de Constitución, los 14 de la fama: Adriana Núñez, Alicia Andaur, Carlos Diaz, Claudia Olfos, Delfina Fuentes, José Luis Pereira, Manuel Aravena, María Montecinos, María Arellano, Marisol Fuentes, Patricio Ubal, Ricardo Cabezas, Rina Rodríguez y Zenobia Bravo.

———————————————————————-

Pero el recuento de los Libros sobre la ciudad de Constitución no termina. Por ejemplo,Valeria Maino y Pilar Astorquiza realizaron un excelente trabajo sobre el río de las nieblas, que es nuestro río, en una revista universitaria (“El Impacto de los cambios tecnológicos en la navegación del rio Maule 1840-1900”). Posteriormente Valeria Maino publicó un  volumen, “La Navegación del Maule”,  reiterando y completando el tema. También se divulgaron dos libros de los mismos autores: Abel Cortez y Marcelo Mardones. Se intitulan “1794-1915 Astillero, Puerto Mayor y Balneario” e “Imaginario sobre el Maule 1900-1950”.

Ya hablaremos sobre ellos y otros más.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s