MANUEL FRANCISCO MESA SECO: A Un Falucho

Prohibida su reproducción, salvo que se mencione al autor y la fuente.

 

 

descarga (1)Por Jorge Arturo Flores, escritor maucho

Aunque el poeta “maucho” tuvo una vasta trayectoria en el panorama nacional, por cuanto fue miembro de la Academia Chilena de La Lengua, ocupó cargos públicos, fue entusiasta participante en las letras chilenas y poseyó una nómina de libros  no menor,  aun así, su nombre, como tantos poetas provincianos, tiende a difuminarse en la nube oscura del olvido. NO obstante, en su tierra natal, Constitución,(que él prefería llamar por su nombre primigenio, Nueva Bilbao de Gardoqui), hay una población con su nombre (menos mal) . En el Cerro Mutrún, por otra parte,  se construyó un pequeño monolito con su poema A un Falucho, que da el nombre a esta glosa (menos mal otra vez).

Pese a  ello, si alguien pregunta a los mauchos por su nombre, pocos lo distinguirán como un conocido poeta chileno con raigambre maulina.

Es que la vida de poetas y escritores no es precisamente lugar común ni ocupa las páginas de los diarios ni se vocea su nombre en las escasísimas concurrencias culturales. Con excepción de algunos, tampoco es presencia obligada en debates, programas culturales (los pocos que hay), recitales, encuentros o jornadas literarias.

La cultura no vende.

Manuel Francisco Mesa Seco (1925-1991), nacido en la ciudad de Constitución (Chile) al igual que el autor de estas letras, amó entrañablemente a su pueblo, muy en especial, al río Maule, que lo convierte en  paradigma de su poesía. Una vez le dijimos que el apodo que mejor le convenía era el de Poeta del Rio Maule, por su permanente volver a las aguas del río de las nieblas.

Precisamente  en la ría mencionada, se construyeron, por muchos años, faluchos.

Esta palabra “Falucho” junto con la de “guanayes” (o Huanayes), al lado  de la Piedra de la Iglesia, representan la impronta de nuestra ciudad natal y son parte de su historia.

Los faluchos fueron construidos con roble maulino, ensamblados solamente con madera, (no hay  metal en la construcción), con una vela cuadrada (hay fotografías que lo retratan con dos velas y con una caseta, lo cual pertenece a las últimas generaciones), dirigido por un gran timón de palo, fuera de borda,  y únicamente se dirigían al norte, cargados de madera o granos. Una sola dirección, sin retorno. Los marinos regresaban en tren.

Peculiar aventura.

Hay varios textos que aluden a estas singulares y hermosas lanchas. Los Guanayes, por otra parte,   formaron un conglomerado de marinos de agua dulce, es decir, trabajaban en el río Maule. Fueron los tiempos  cuando subían y bajaban por el rio embarcaciones trayendo y llevando  diversos productos para ser embarcados en el Puerto Mayor, en grandes naves. No existía el ferrocarril. Posteriormente,  tripularon estas pequeñas naves en el mar.

Todo eso ha desaparecido.

Hoy quedan fotos, cuadros y algunos textos literarios.

También poesía.

Y una de las más bellas es la que les dedicó nuestro Manuel Francisco Mesa Seco, con quien nos une fuertes lazos de sangre  por el lado materno. Mesa Seco creó un poema al falucho,  inmortal embarcación maucha, el cual es bello, simple, profundo, reflexivo, propio de quien manejaba la pluma literaria con verdadero talento.

Leamos, para gozo nuestro y de nuestros conterráneos ( o coterráneos), el poema aludido:

A UN FALUCHO

 

Duende de luz, desde tu bosque oscuro

Por martillos y cantos germinado

Enciendes de nostalgias el pasado

E inciensas con tu vela el cielo puro.

 

Montando el mar con ademan seguro

Y en el jardín del viento encaminado

Creces albatros, blando, enamorado

Y no olvidas que fuiste roble duro.

 

Como un faro que vence las distancias

Cargado con los puntos cardinales

Persigue tu vagar el sueño mío.

 

Y mirando tu estampa de fragancia

Como un astro en los mustios ventanales

Te vas, falucho, prolongando el río.

 

“Prolongando el río” es un cierre espectacular del soneto además de recrear una imagen notable por su singularidad.

Hoy rendimos homenaje a don Manuel Francisco Mesa Seco, gran poeta constitutano, a los inmortales Faluchos y a los incansables  Guanayes, protagonista de innumerables aventuras marítimas y que ellos consideraban naturales.

Un abrazo maucho a la inmortalidad..

2 comentarios en “MANUEL FRANCISCO MESA SECO: A Un Falucho

  1. Gracias mi querida amiga, poeta y sureña por añadidura. En efecto, tengo una especial tendencia a rescatar del pretérito algunos poetas que, pienso, merecieron mejor suerte en el Parnaso literario. Existen algunos buenísimos. Me he dirigido preferentemente a escritores fallecidos. Con los contemporáneos me falta distancia para apreciarlos mejor.
    En el caso de Manuel Fco. Mesa Seco, maucho, gran hombre, tremendo poeta, mi ciudad natal ha sido un poco esquiva con su recuerdo y su tarea poética. Es por ello que hemos emprendido esta quijotada de recordarlos.
    Un abrazo enorme.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s