MARIANO LATORRE Y LA CIUDAD DE CONSTITUCION

Prohibida la reproducción, salvo que se indique nombre del autor y la fuente.

Latorre_jpg

Jorge Arturo Flores, escritor maucho.

Cuando se nombra los escritores más recordados de Constitución, la mayoría recuerda con rapidez a Mariano Latorre y Jorge González Bastías, lo cual no está mal, pero tienen un grave defecto para el historiógrafo puntilloso: ninguno de ellos nació en la ex Nueva Bilbao.

Mariano Latorre lo hizo en Cobquecura y Jorge González Bastías en Nirivilo.

¿Por qué entonces concurren con tanta frecuencia al imaginario maucho?. Porque Latorre vivió sus primeros diez años en Constitución y tres libros están dedicados de alguna manera a la ciudad que se baña con las aguas del Pacifico, siempre frías, y con las murmuradoras aguas del  Maule, río de las nieblas. Y porque Jorge González Bastías prácticamente viajaba todos los días a la ciudad, haciéndose muy reconocido.

Hoy nos preocupa Mariano Latorre, en lo referido a nuestra pequeña patria.

A su primer libro, Cuentos del Maule (1), (inencontrable) le siguieron Puerto Mayor y On Panta (2). También su novela Zurzulita está ambientada en Millavoro, locación cercana a la cordillera de la costa y dentro de la región del Maule. Latorre cambió el nombre de Constitución por Maule en alguno de sus libros. Los textos referentes a nuestra ciudad natal  son cuentos. Surge con lujo de detalles la fisonomía que tenía entonces la ex Nueva Bilbao, sus personas y personajes, algunos cotilleo y mucha descripción que, si bien aburre, al maucho le viene de perillas porque se forma una idea de lo que fue su ciudad natal.

On Panta, por ejemplo,  está diseñado en los montes serranos, no lejos de Conti, cerca del río Maule. Su protagonista, de apellido Letelier, no era muy avisado y los amigotes le juegan bromas con un león. Esto podría pasar por inocentes anécdotas, pero Constitución, en aquella época, poseía muy en alto el concepto de la clase social y el apellido Letelier, al menos allá, no estaba considerado en la clase más baja. Por ello, ciertos habitantes de Constitución le hicieron la cruz al escritor y no fue mirado precisamente con simpatía. Es lo que nos contó nuestra madre, doña Carlota Pinochet Letelier, no ha mucho fallecida (2014).

Puerto Mayor (3) es un texto maduro. Al principio se llamaba Chilenos del Mar. Posteriormente en 1945 se intitula Puerto Mayor y Chilenos del Mar.

La trilogía maucha de Mariano Latorre permitió a Constitución posicionarse en la historia literaria de nuestro país con sonoridades propias. Su entorno natural, que debe haber remecido a don Mariano, sirvió como escenario para sus narraciones y ha contribuido posteriormente a otros autores para el desarrollo de sus afanes artísticos. La epopeya de los guanayes y faluchos está bien dibujada, como asimismo, la época en que desenreda sus narraciones. Historia y Literatura se aúnan en estos textos, mostrando, una vez más, que pueden caminar juntos.

Hoy hemos querido realizar esta pequeña glosa para ensalzar su figura, agradecerle por recordar en sus inicios literarios  el pueblo que lo vio correr en su infancia y parte de la juventud y, last but not least, advertir el error común  de los mauchos para sindicarlo como escritor nacido en nuestra tierra.

Bien haría nuestra ciudad natal en homenajear convenientemente a estos dos escritores (y todos los otros) colocándole su nombre a alguna calle, porque, hasta donde sabemos (podemos estar equivocados) no hemos victo ninguna con sus nombres.

 

——————————————————————————————-

 

  • Cuentos del Maule, 1912, contiene: “Un hijo del Maule”, “Sandías ribereñas”, “Orgullo ingénito”, “La risa de la gaviota”, “Don Zoilo”, “El jilguero de Miss Eliot”, “La canción perdida”.
  • On Panta (1935) trae el cuento de mismo nombre y dos más: “El aguilucho” y “Los salteadores de Chillahue”.
  • Chilenos del Mar (1929) constaba de los siguientes cuentos: “El llamado del mar”, El finado Valdés”, “El piloto Oyarce”, “En un vapor caletero”, “El pontón Nª 5”, “Santiaguinos en el mar”, “L’olor no más, on Benoist”, “Puerto mayor” y “En el tiempo de las crinolinas”. Puerto Mayor y Chilenos del Mar (1945) traía a: Mar de los Chilenos, Puerto Mayor, En el Tiempo de las Crinolinas y Chilenos del Mar.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s