NICANOR PARRA : Hojas de Parra

Prohibida su reproducción, salvo que se mencione al autor y la fuente.

 

hojas_de_parra

 

Por Jorge Arturo Flores

Estamos frente a uno de los puntos altos de la poemática parriana. Hojas de Parra (1985, 1996) refleja en su esencia uno de los aspectos relevantes de la antipoesía de Nicanor Parra.

Fue publicado por  la Editorial Ganymedes, la misma que posteriormente lanzó a la luz Los Sermones del Cristo de Elqui. Es una edición pulcra, realmente bella, con una impresión en papel grueso que habla de tiempos artesanales. Con posterioridad, CESOC reeditó el libro en un ejemplar más serio, académico, austero, soso. En verdad son dos libros en uno. Por un lado Hojas de Parra y por el otro Obras Publicas, serie de artes visuales que el poeta exhibió en salas.

Nos quedamos, evidentemente, con la publicación primigenia. Es más cálida al tacto, luce mejor y, por lo demás, fue el primero.

Hojas de Parra recoge los poemas y antipoemas desde 1969 a la fecha. La primera parte lo forma la antología publicada en New York,  Emergency Poems. La segunda son los creaciones que le dan el nombre al libro y la tercera parte está integrada por el poema Anti Lázaro, que es formidable.

Partes del texto fueron llevadas al teatro. Fue exhibido en una carpa de circo, con artistas profesionales y se intitulaba Hojas de Parra. Salto Mortal en Un Acto (*). Llegó a las once funciones con un público de siete mil espectadores. Exitazo.  Época de la dictadura militar. Era un hecho que no duraría. La Segunda, vespertino que integra la cadena de El Mercurio, advirtió sobre el contexto ideológico de la obra (marxista por supuesto) y avivó la cueca. Como todo lo prohibido, la cantidad de espectadores aumentó considerablemente. Sin embargo, ya estaba sentenciada. En una noche, en pleno toque de queda, donde se supone que nadie transitaba por las calles, solamente las patrullas militares, quemaron la carpa. Los más felices, apartando a  los derechistas, eran los comunistas, que habían abjurado de Nicanor Parra por haber tomado té con Pat Nixon en la Casa Blanca,  porque no se exilió y continuó  sus clases por 51 años en la Universidad de Chile. Es decir, escenario político por sobre el artístico. Prueba, una vez más, que la intolerancia ideológica  nunca evolucionará.

Es la parte anecdótica de este cuento.

Cuanto al libro. Tal como expresábamos, el discurso retorna a sus fuentes originales, es decir, a la antipoesía. Hay poemas realmente superiores, como El Hombre Imaginario, El Anti Lázaro, Memorias de un Ataúd, Poemas del Papa,  Ser o No Ser (traducción notable de Hamlet), etc. Son los que recordamos. Aunque, en general, todos resultan formidables  en su factura.

Sobre El Hombre Imaginario, por ejemplo, se han tejido sólo comentos encomiásticos, especialmente de un panegirista de Parra, Ignacio Valente, quien ha tenido una perspicacia superlativa para descubrir el talento del antipoeta:“Se trata de un gran poema, de “antología”, excepcional en sí mismo por su calidad, excepcional también por su estilo dentro de la obra de Parra puesto que no contiene acento alguno de ironía ni crítica de la vida, ni idioma coloquial, ni los demás ingredientes que han dado en llamarse “antipoesía”. Más bien es un lenguaje casi intemporal, sin referencias concretas,  el que expresa y revela un sentimiento no menos intemporal, una pena de amor”. (El Mercurio)

Es, sin duda,  el que más resalta.

A nuestro juicio, no se han extendido los elogios para otros versos que nos parecen excelentes. Verbigracia,  los enunciados El Anti Lázaro y  Poema del Papa, éste último  absolutamente irónico, sarcástico, corrosivo e irreverente, mostrando un escenario que, parece, no  gustó a Valente, porque nunca lo comenta con el mismo entusiasmo del Hombre Imaginario, más aún, si hurga en  un caso que le afecta, como lo es el inocultable afán de poder del jefe  de la Iglesia católica, a la cual pertenece como sacerdote.(Tema de mi discurso / Cómo triunfar en la carrera eclesiástica./Nada de qué admirarse / yo desde niño quería ser Papa / trabajé como fiera /hasta que se cumplieron mis deseos) ¿Demasiado verídico tal vez?. ¿Desvelamiento de una hipocresía?.

Nunca se sabe.

El Anti Lázaro es un poema que corre por el lado de la sonrisa, la ironía, el desenfado, pero también ausculta en la degradación humana, sus males endémicos ( el orgullo la sangre la avaricia / la tiranía del deseo venéreo / los dolores que causa la mujer / el enigma del tiempo / las arbitrariedades del espacio), los cambios temperamentales (a la menor dificultad explotabas / en improperios a diestra y siniestra…no resistías ya / ni la presencia de tu propia sombra), la misma rutina ( ¿a que volver entonces al infierno de Dante?). Le insta a no resucitar,  a que se quede donde está, en paz, “en tu sepulcro no te falta nada”,  y, al final, le dice que no se ponga nervioso, total “tienes toda la muerte por delante”.

Simplemente genial.

Las otras creaciones que no han tenido la relevancia que merecen son: Descansa en Paz, Violación, Para Abreviar la Cosa, El Poeta y La Muerte (que arranca carcajadas), La Venganza del Minero,  El Huaso Perquenco, los ya citados Memorias de un Ataúd y Ser  o no Ser, etc.

Ciertamente, no tienen el efecto detonante de El Hombre Imaginario, pero cuentan porque representan lo cardinal de la poesía parriana.

En sustancia, Hojas de Parra forma parte, a nuestro juicio,  de la cima del poemario parriano, junto a Poemas y Antipoemas, Versos  de Salón, La Cueca Larga, Canciones Rusas,  Los Sermones del Cristo de Elqui,  Discursos de Sobremesa, Coplas de Navidad, El Anti Lázaro, La Sagrada Familia y Lear King & Mendigo.

El resto de la obra de Nicanor Parra, en su permanente búsqueda de la innovación, se fragmenta en chistes, ecopoemas, artefactos, calcetines huachos, coplas, guatapiques, cachureos, obras públicas, poemas para combatir la calvicie, etc.

Un gran, gran libro, sin duda, que no cansa releer.

————————————

(*) en esta misma pagina escribimos una crónica relativa a la puesta en escena de las Hojas de Parra, con más detalle de la propuesta teatral.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s