NICANOR PARRA Sinfonía de Cuna

images (2)

Por Jorge Arturo Flores

Sabemos cómo la irrupción del libro Poemas y Antipoemas en las letras chilenas provocó un remezón bastante fuerte en la cotidianidad literaria. Fue un ventarrón fresco, juguetón, no exento de picardía y buen humor, con una manera de poetizar libre, empleando el lenguaje de la tribu y presentando poemas de fácil absorción.

Es el comienzo de la gran tarea de Nicanor Parra.

El primer poema del libro en comento es Sinfonía de Cuna. Y no pudo ser mejor elegido, puesto que presenta la impronta lúdica del poeta, un fino humor y cierto feliz desparpajo.

Fue el  inicio con la poesía de Nicanor Parra, cruce que nos sorprendió gratamente, revelándonos una faceta poética desconocida y nueva. No estábamos acostumbrados. Recordemos que en aquella época,  (hablamos aproximadamente 40 años atrás. Con seguridad Ud. no había nacido estimado lector), cuando  reinaba Pablo Neruda y también destacaban Huidobro, de Rokha y  Gabriela Mistral. Más los dos primeros que los dos últimos.

Parra sopló sobre la campiña con fuerza, inflando las mejillas y doblando las estatuas.

Los lectores lo recibieron con los brazos abiertos.

El  poema primigenio era un poco extenso. Apareció en una antología de jóvenes poetas. Después se encogió. Hubo un pulimiento eficaz que lo hizo más accesible.

Leamos otra vez el excelente trabajo:

SINFONIA DE CUNA
Una vez andando
Por un parque inglés
Con un angelorum
Sin querer me hallé.Buenos días, dijo,
Yo le contesté,
Él en castellano,
Pero yo en francés.

Dites moi, don angel.
Comment va monsieur.

Él me dio la mano,
Yo le tomé el pie
¡Hay que ver, señores,
Cómo un ángel es!

Fatuo como el cisne,
Frío como un riel,
Gordo como un pavo,
Feo como usted.

Susto me dio un poco
Pero no arranqué.

Le busqué las plumas,
Plumas encontré,
Duras como el duro
Cascarón de un pez.

¡Buenas con que hubiera
Sido Lucifer!

Se enojó conmigo,
Me tiró un revés
Con su espada de oro,
Yo me le agaché.

Ángel más absurdo
Non volveré a ver.

Muerto de la risa
Dije good bye sir,
Siga su camino,
Que le vaya bien,
Que la pise el auto,
Que la mate el tren.

Ya se acabó el cuento,
Uno, dos y tres.

Lúdico, graciosos, liviano, bordeando el absurdo. Qué mejor inicio de lectura.

 

2015

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s