MIS ESCRITORES FAVORITOS

IMG_20160214_093612443

Por Jorge Arturo Flores

Después de una larga vida leyendo y escribiendo, es interesante indagar en las fuentes que tuvimos al iniciar la carrera literaria. Siempre es bueno reconocer en vida el aporte que recibimos de quienes fueron los escritores favoritos.

En nuestro caso son cuatro.

El fanal mayor,  que nos abrió las puertas a la literatura  es Hernán Díaz Arrieta, Alone. Desde que cogimos el libro Los Cuatro Grandes de la Literatura Chilena, nuestra inquietud por saber de ella y de él no conoció fatigas ni tedio.

Es una pasión sin límites que nos sigue acompañando.

En la poesía el hallazgo de un antipoema de Nicanor Parra denominado Sinfonía de Cuna, nos permitió asomarnos a la poesía distinta, irreverente, graciosa, irónica y satírica. Como la obra de Alone, también nos lanzamos en la búsqueda de sus libros hasta reunirlos todos. Leerlos una y otra vez sin descanso, nos permitió convertirlo en nuestro poeta favorito.

Allá en el sur, específicamente en la Península de Pucón, por el año 1955 aproximadamente, en las tardes invernales, mientras afuera llovía torrencialmente, escuchábamos el Gran Teatro de la Historia que narraba las aventuras de marinos y soldados chilenos en la Guerra del Pacifico. Lloramos con la muerte del teniente Rafael Torreblanca y nos emocionábamos con las victorias chilenas.

Ahí conocimos a Jorge Inostrosa.

Posteriormente nuestra madre adquirió los 5 tomos de Adiós al Séptimo de Línea, libros que devoramos con inusitada pasión. Los releímos muchas veces y no soltamos más la obra del querido escritor.

En Constitución, muchos años después, tuvimos la oportunidad de conocerlo y departir un asado.

También el azar fue nuestro encuentro con el gran autor Benjamin Subercaseaux, merced a la lectura, primero de Chile o una Loca Geografía y más parte Tierra de Océano, que terminó por deslumbrarnos. Leer toda su obra fue otra de las titánicas tareas que tuvimos en nuestra vida.

De esta manera floreció en nosotros el afán por la crítica literaria, el ensayo, la poesía, el cuento y la novela. De la mano de nuestros escritores favoritos, fuimos abriéndonos paso en la selva de cemento que es la cotidianidad y nos permitió sobrevivir en esta existencia siempre azarosa y no exenta de sinsabores.

Después vinieron más lecturas, conocimos otros autores, nos extendimos, hasta hicimos favoritos, aunque nunca con la magnitud como los que nos acompañan desde nuestra juventud y que han permanecido vigentes e incólumes, pese al paso de tiempo y al devenir de las modas, sin olvidar la supremacía del mundo tecnologizado que desdeña las flores del espíritu.

Nuestro agradecimiento y homenaje a quienes fueron los faros que alumbraron la carrera literaria la hemos reflejado en semblanzas y crónicas literarias que han quedado expuestas en la Internet (http://www.semblanzasliterarias.wordpress.com y http://www.cronicasliterarias.wordpress.com).

Hasta hoy, leemos y releemos tanto a Alone como a Nicanor Parra. Y siempre estamos sacando enseñanzas y un  placer estético que otros autores no han conseguido desplazar.

2013

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s