¿POR QUÉ LOS AUTORES IZQUIERDISTAS TIENEN ÉXITO?

Si hacemos un “paneo” por la literatura universal, comprobaremos que los escritores reunidos a la izquierda de las tendencias políticas son los que más tienen acceso al éxito de ventas y a la fama universal. Hay allí una norma que se repite a lo largo de los años. Para comprobarlo basta mirar los rankings, aludir a las obras famosas, ubicar a los creadores que alcanzaron el gran sitial. La mayoría, la gran mayoría, son “zurdos”. ¿Por qué? Por un lado, habría que convenir que sus textos son realmente buenos, por algo los premian. Por el otro flanco, hay, sin duda una masa corpórea que los respalda, agita y promueve: los partidos políticos o, si se quiere, la ideología de izquierda, tan magnética en su accionar. Pablo Neruda, por nombrar alguien cercano, siempre estuvo apoyado por el partido comunista, que lo promovió en todas las esferas y consiguió importantes logros, incluso evitar que su “enemigo” Vicente Huidobro obtuviera el Premio Nacional y dilatar la entrega del laurel al otro “enemigo”, Pablo de Rokha. El precio: “agachar el moño”, obedecer, cantar a quienes le indican, escribir poemas con claro tinte ideológico. Todo por la causa. Fue, por lo demás, un pacto satisfactorio para ambas partes, si bien posee tintes parasitarios. Aunque todo eso es cierto, no lo es menos que Neruda fue, ante todo, un indisciplinado militante y metódico burgués, sin pasar penurias y ocupando privilegios que el pueblo nunca pudo obtener. Y como él hay varios más. Es cuestión de leer la historia literaria del mundo. Pero ¿algún mérito tendrá las obras para ser premiadas? Por supuesto. Las creaciones son buenas y lograron, no tan solo premios importantes, sino la aceptación del público y, ¡ay!, el respaldo de la crítica literaria, no siempre ladeada hacia la mano izquierda. Están, además, todas las consideraciones que analizamos en otra reflexión sobre el mayor número de autores zurdos en desmedro de los diestros. Se reiteran la conciencia social, la sensibilidad, el acercamiento con las personas comunes, el indudable talento artístico. Cosa de mirar el siglo XXI para ratificarlo. Allí fulguran los magnos formando un gran carnaval. Vencen y convencen los estigmatizados como escritores de izquierda. No hay que darle muchas vueltas al asunto.

ARTURO FLORES PINOCHET escritor 2019