RECUERDOS DEL JINETE ENMASCARADO

EL JINETE ENMASCARADO
Por Jorge Arturo Flores
A propósito del  fílme El Llanero Solitario, nos dimos unas vueltas en el baúl de las memorias y recordamos con cierta nitidez haber leído en nuestra juventud y en el crepúsculo de la infancia una tira de historietas denominada El Jinete Enmascarado. Lo tuvimos siempre por sus nombre. Incluso, nos parece recordar que en aquel entonces, en las matinées del cine de Pucón (entonces todo el mundo le decía “teatro”), daban una serie con tal nombre. Era un cowboy arriba de un bello caballo blanco junto a su acompañante un indígena piel roja llamado Blue Hawk, pero que en la historieta se le indicaba con el nombre de Tonto. La imagen de ambos sobre sus caballos y la pluma enhiesta en la cabeza del aborigen, es cuadro imborrable. Encontramos una portada ad hoc, que respalda esa impresión. Recorrían los poblados de Oeste “desfaciendo entuertos”. No recordamos que en las secuencia dijeran ¡arre Plata! ¡Arre Rayo! o algo asi.
Como todas las historias de entonces, muy entretenida.
Pero forzando aun más el recuerdo, aparte de la revista con el héroe imaginario, dimos con la causa de esa rememoración: lo habíamos leído en la revista El Peneca. Esta vez con el nombre de Rojo, el Jinete Enmascarado.
Ahí estaba la madre del cordero, como reza una popular canción.
Posteriormente apareció El Llanero Solitario, el cual nunca ha estado…solitario, porque lo acompaña otro piel roja denominado Toro.
La relación de las historias es la misma, aunque acá está más estilizado en su vestimenta.
Indagando, dimos con unas glosas sobre el tema. Encontramos en internet una imagen del citado Jinete (Masked Rider) como prueba de nuestra aun buena memoria: El Llanero Solitario es prácticamente un plagio del Jinete Enmascarado. Cambiaron los nombres de los protagonistas. El primero proviene de España. El segundo, sin duda, de Estados Unidos, con toda su parafernalia publicitaria.
En todo caso, plagio o no, ambas historias han prevalecido en el tiempo y en la memoria de quienes gustábamos leer todo tipo de historietas, especialmente las de aventuras. Aunque El Llanero Solitario se ve mejor en líneas generales que nuestro primer héroe ficticio, la verdad es que preferimos quedarnos con El Jinete Enmascarado junto a su fiel indio, el de la pluma derechita al cielo puesta en su cabeza.
Son imágenes indelebles.
Además, que corresponde, por entendible lealtad, estar al lado de los primeros que nos dieron tanta alegría.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s