SÍNTESIS Y BREVEDAD

images

Jorge Arturo Flores

Deben ser las virtudes literarias más codiciadas por un escritor. Debieran serlo, al menos, por quien de veras se preocupa por su trabajo. Al que le importa un rábano lo que hace o se abanica con lo que piensa el lector, a ése, todo le importará un cuesco y escribirá sin límites.

Pero éste otro no. Preocupado de su leyente, tratará que sus escritos tengan, al menos, estas dos virtudes exquisitas. La síntesis (Composición de un todo por la reunión de sus partes.) y la brevedad (Corta extensión o duración de una cosa, acción o suceso) ayudan al creador, al lector, a la lectura, al goce de leer, ese afluente de vida. Serán escasos, vaya a saber usted, los que hallen en la extensión de un texto o el desbordamiento de la acción el non plus ultra de su faena literaria. Que los hay, los hay. Pero no son precisamente entretenidos ni profundos.

Lo común es podar.

Trabajar la síntesis y la brevedad es tarea ímproba. A muchos les resulta difícil, porque lo más fácil es rebasar y no contenerse. ¡Es tan humano! A pocos, después de mucho trabajo, les cuaja de inmediato y lo añaden a su filosofía de vida.

Escritores hay en la literatura universal que hicieron de estas bellas virtudes un sustento preponderante en su afán artístico.

A ellos hay que leerlos sin pausa.

Anuncios