TE MIRAN, ESCUCHAN Y…NO TE ESCUCHAN

¿Se han detenido alguna vez en ese curioso fenómeno que sucede cuando hablamos con alguien, explicándole un hecho y compruebas que, aunque te miran con fijeza, como prestando atención, en el fondo no te escuchan, es decir, les interesa un pepino lo que estás narrando, aguardando la ocasión para meter ellos baza ¿Les ha ocurrido algunas veces? Pensamos que no una, sino varias.  Si explicas con lujo de detalles (ahí podría estar el problema) especulas que el otro lo asimila todo, está muy atento, recibió súper bien tu mensaje. Al rato, cuando después de platicar otros temas, le preguntas sobre lo que dijiste, confirmas que no entendieron nada, que no escucharon nada, que les importó un reverendo pucho lo que dijiste. ¡Y tan concentraditos que parecían los huemules! ¿Qué significa todo esto? Significa que hay personas que, aunque desconocen muchas cosas, no les interesa aprender ni cambiar de opinión ni aumentar su acervo cultural. De lo único que se preocupan es de ellos, que los escuchen, que sí les pongan atención a lo que expresan, que los dejen hablar libre e inacabablemente, sin control, sin pausa, sin interrupciones. Eso es lo que les interesa en verdad. ¿Desdén, soberbia, voluntaria ignorancia, narcisismo? Todo puede ser. El ser humano es, ante todo, individualista, y, por necesidad, gregario.

ARTURO FLORES PINOCHET escritor 2019