TENEMOS QUE MATAR PARA VIVIR

Esto suena horrible, sin duda. Pero si nos adentramos en el pretérito, en la evolución del ser humano, comprobaremos que es un aserto que ha estado presente en su caminar. Para vivir es necesario matar. Por qué El Que Nos Creó recurrió a esta macabra medida para que los habitantes del planeta pudieran sobrevivir. Al fallecimiento natural de los especímenes, después de cumplir su ciclo vital, se suma la eliminación física de especies “sintientes” para a alimentar a otra especies. Y no solo hablamos de la carne, sino también de los vegetables. Esto último pasa “piola” con la moda del veganismo y vegetarianismo. Las plantas también sienten cuando las matan para servir de bocado. Dejando de lado los discursos en torno al tema, discursos que hablan a favor o en contra de la matanza de aves, animales y plantas, necesarios para vivir y que tienen una virulencia increíble,  queda en el aire la interrogante que planteábamos al principio del apunte: ¿Por qué se eligió esa forma para sobrevivir?. ¿Es la constante en el universo? ¿Así es en otras galaxias? ¿Es parte de la vida creada? ¿No habrá otra manera de alimentarse sin tener que recurrir a la violencia, fuerza y muerte? Un tema que siempre nos ha preocupado.

ARTURO FLORES PINOCHET escritor 2020